Psicoanalista

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (300 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
HASTA LOS MALOS POETAS AMAN LA MUERTE
28
Ricky huyó.
Hizo los petates a toda prisa y aceleró con un chirrido de neumáticos para alejarse de aquel motel de
Nueva Jersey y deaquella voz odiosa. Apenas se detuvo a lavarse la cicatriz postiza de la mejilla. En el
lapso de una mañana, al hacer unas preguntas en los lugares equivocados, había logradoconvertir el
tiempo de aliado en enemigo. Había pensado que iría arañando la identidad de Rumplestiltskin y, cuando
lograse descubrir todo lo que necesitaba, se sentaría a planificar concalma su venganza. Se aseguraría de
que todo estuviese a punto, con las trampas a punto, y aparecería en igualdad de condiciones. Ahora ya no
podría darse ese lujo.
No tenía ideade cuál era la relación entre el hombre del criadero de perros y Rumplestiltskin, pero
seguro que la había, porque mientras él permanecía ante la tumba de aquel matrimonio, elhombre había
estado haciendo llamadas telefónicas. La facilidad con que había averiguado el motel donde se alojaba era
desalentadora. Se dijo que tenía que preocuparse de borrar sushuellas.
Condujo mucho y deprisa, de vuelta a Nueva Hampshire, mientras intentaba valorar lo comprometido
de su situación. En su interior retumbaban temores difusos y pensamientospesimistas.
Pero una idea era primordial: no podía volver a la pasividad del psicoanalista. Ése era un mundo en el
que uno esperaba a que algo ocurriera, para luego procurarinterpretar y comprender todos los elementos
en juego. Era un mundo de reacción lenta. De calma y sensatez.
Si caía en esa trampa, le costaría la vida. Sabía que tenía que actuar. Porlo menos, se había creado
la ilusión de que era tan peligroso como Rumplestiltskin.
Acababa de pasar el cartel de la carretera que rezaba BIENVENIDOS A MASSACHUSSETS cuando tuvo
tracking img