Relampagos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 45 (11173 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
CAPITULO VIII
Así estaba la situación política nacional, cuando una mañana fui a cazar liebres a la cañada del Garambuyo, en compañía del capitán Benítez, que era un excelente tirador. En ésas andábamos, cuando vimos a tres de a caballo que venían del cerro del Meco, es decir, como quien va de Vieyra al Garambuyo.
—Uno de ellos es Trinidad —me dijo Benítez. Trinidad era mi asistente. Losotros dos venían de civil, pero con sombrero tejano, así que debían ser militares.
Cuando se acercaron vimos que eran Germán Trenza y Anastasio Rodríguez. Traían unas caras largas, pero no estaban de mal humor, así que no supe si las noticias iban a ser buenas o malas.
Nos fuimos a hablar abajo de unos pirules, lejos de Trinidad y Benítez.
—Vidal quiere formar un Partido Único —me dijo Trenza.La noticia no me fulminó, porque no sabía yo lo que esto iba a significar.
—¿Cómo es eso? —les pregunté.
Me explicaron que Vidal Sánchez quería unificar a los revolucionarios y que para esto, había fundido en un solo partido al PUC, al FUC, al MUC, al POP, al MFRU, al CRPT y al SPQR y ahora buscaba el apoyo del PRIR y del PIIPR. Recordé aquello que me había dicho: "Los revolucionarios seguimossiendo una minoría. . . tenemos que unirnos. . ., etc. . ., etc."
—¿Y nosotros qué ganamos? —pregunté.
—La Presidencia —me contestó Anastasio. Parece que el candidato del PU será Juan Valdivia.
—Si el PU se decide por Juan, Meléndez se retira —dijo Trenza.
Como quien dice, Juan Valdivia ya estaba en el trono.
—Tenemos las elecciones en la bolsa —dijo Anastasio.
—Sí, pero entreochocientos —les dije yo, y tenía razón. Cuando viniera la repartición de puestos no iban a alcanzar para recompensar a un partido tan numeroso.
—Por eso vinimos —me dijo Germán—. Queremos saber cuál es tu opinión, para ponerle nuestras condiciones a Vidal. Tenemos un buen candidato, la campaña va bien, y además contamos con más de la mitad del Ejército.
Yo monté en el caballo de Trinidad yemprendimos el regreso a Vieyra, dejando que aquél y Benítez lo hicieran a pie.
—¿Y a mí qué me toca? —les pregunté.
—¿Qué quieres? —dijo Germán.
—Comunicaciones, como ya habíamos quedado.
—Es un Ministerio muy peleado —me dijo Germán.
—Habrá que eliminar gente, entonces —repuse.
—Eso mismo digo yo —dijo Trenza, con todo y que a él le habían respetado Gobernación.
Entonces, yo me volví aAnastasio, que como ya he dicho, era muy callado, y le pregunté:
—¿Y a ti qué te tocó?
El se quitó el sombrero y se rascó la cabeza, y me explicó que le habían prometido hacer todo lo posible porque saliera electo Presidente Municipal de Ciudad Gárrulo Cueto, que era su tierra natal. Yo me indigné.
—¿Cómo es posible que después de tantos años de lucha abnegada te den de recompensa la PresidenciaMunicipal de un pueblo rabón? —Anastasio era el Vencedor de Zapopan. Había ganado la batalla contra el Tuerto, que tenía fuerzas muy superiores y ahora lo tenían relegado a segundo término, nomás porque no era parlanchín—. Protesta —le dije—. Si no lo haces por ti, hazlo por el honor del Ejército. —Así lo pensaba yo. Él no me contestó nada.
Caminamos un rato en silencio, al cabo del cual, dijeel fruto de mis reflexiones:
—Este Partido Único no me gusta nada.
—A mí tampoco —dijo Trenza—. Pero es demasiado grande para ir en contra de él. —En esto tenía mucha razón.
Entonces, se nos presentó la solución del problema con gran claridad: si hay una aplanadora, más vale estar encima que abajo de ella.
—Lo único que nos queda, Lupe —me dijo Germán, que estaba pensando lo mismo que yo—,es apoderarnos del famoso Partido Único.
A todo esto, habíamos llegado a la casa estilo morisco que yo había construido en Vieyra. Matilde, espejo de mujer mexicana, estaba en el portal esperándonos. Después de que ellos la saludaron con gran afecto, pasamos a mi despacho.
—Yo quiero ser ministro —les advertí cuando nos hubimos sentado—. De lo que sea, pero ministro. —Porque comprendí que...
tracking img