Resúmen rinconete y cortadillo (novela ejemplar)

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 17 (4236 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Rinconete y Cortadillo
(Novela ejemplar)

Capítulo I
En la venta del Molinillo, situada entre Castilla y Andalucía, se encontraron por casualidad1
dos muchachos de entre quince y diecisiete años. Iban sucios y sus ropas estaban rotas. No
llevaban capa2 para resguardarse del frío, ni medias; el uno calzaba alpargatas3 viejas y el
otro unos zapatos muy rotos. Ambos llevaban sombreros, y unode ellos una bolsa muy
deshilachada4, pegada al pecho, que contenía unos naipes5 gastados. Ambos chicos estaban
quemados por el sol, tenían sus manos sucias y llevaban uno un cuchillo y el otro una
espada6 corta.
Salieron los dos al portal de la venta a descansar un rato sentados el uno frente al otro.
El que parecía mayor le preguntó al más pequeño:
Rincón — Hola, amigo. Puedo preguntartede dónde vienes, y hacia dónde vas.
Cortado — Yo no conozco mi tierra ni sé hacia dónde voy. Mi padre y mi madrastra7
me trataban mal, así que me marché de casa en busca de aventuras.
Rincón — Y, ¿qué profesión tienes? ¿A qué te dedicas?
Cortado — Bueno, sé “saltar y correr tan rápido como una liebre”. También sé “cortar
polainas”8 muy bien.
Pero el mayor, Rincón, aún no satisfecho con larespuesta, insistió un poco.
Rincón — Creo que aún me escondes algo.
Cortado — Lo que escondo no se lo puedo contar a cualquiera.
Rincón, para darle confianza a su compañero le contó su propia historia sin esconderle
nada.

Rincón — Pues, yo soy de Fuenfrida, un pueblo cerca de Madrid y me llamo Pedro del
Rincón. Mi padre vende bulas9 para la Santa Iglesia. Yo le ayudaba hasta que
un día medí cuenta de10 que me gustaba más el dinero que las mismas bulas,
y me escapé con el dinero de las bulas. Me fui a Madrid y allí me lo gasté todo
rápidamente. Lo malo fue que me encontraron y me apresaron. Por ser joven no
me metieron en la cárcel, sólo me echaron de la ciudad. Cogí mis cosas,
incluidas estas cartas y me fui. Jugando a la veintiuna con estas cartas
trucadas11 me he ganado lavida hasta ahora. Si quieres, podemos jugar juntos.
Jugamos y si viene alguien y quiere participar en nuestro juego le engañamos.
¿Qué te parece?
Cortado — Muy bien. Ahora veo que sí te puedo contar la mía. Verás, yo soy de cerca
de Medina del Campo y me llamo Diego Cortado. Mi padre, como te dije, es
sastre12 y me enseñó a cortar trajes y polainas, pero pronto me di cuenta de que
me gustabamás cortar las bolsas del dinero que polainas y me fui del pueblo a
Toledo. Un buen día, un espía me vio y se lo dijo al corregidor (alcalde13
especial nombrado por el rey) de la ciudad que me llamó, pero antes de ir a
verle, huí de Toledo muy deprisa14 y aquí estoy.
Los dos chicos se dieron un abrazo sellando15 así su amistad y se pusieron a jugar a
las cartas. Mientras los chicos jugaban,llegó un campesino16 mayor que se unió a ellos y
pronto le ganaron todo su dinero. El viejo, viendo que eran jóvenes, creyó que podría
recuperar su dinero, pero los chicos se defendieron17 y no se lo permitieron. Justo en ese
momento pasaron unos viajeros hacia Sevilla y se ofrecieron a llevarles18. Los chicos no
perdieron esta ocasión19 y se fueron con ellos.

Capítulo II
Cuando llegaron aSevilla, Rincón y Cortado se despidieron del grupo, aunque no sin antes
robarle un par de camisas a un francés, que más tarde vendieron en un rastro20.

Una vez en Sevilla, se fueron a visitar la maravillosa ciudad, sus iglesias y sus calles.
Cuando llegaron al río vieron tres galeras21 y a muchos jóvenes que llevaban y traían cosas.
Le preguntó a uno de ellos cuál era su trabajo y estecontestó que era recadero22 y que así
se ganaba muy bien la vida y era muy libre. Además, siempre se podía “sacar” algo de las
cestas, aunque poco y sin darse cuenta el cliente. Rincón y Cortado vieron una oportunidad
de trabajo doble23, porque haciendo este trabajo también podrían llevar a cabo el suyo24. Se
compraron tres cestas donde repartir la carne, el pescado, la fruta y el pan; y al día...
tracking img