Revist

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1798 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL SENTIDO DEL DIÁLOGO CON LOS PADRES





















AUTORES: AMELIA DONATO, ABIGAIL C. GARCÍA, MA.DEL CARMEN VALERIO Y YALIA VALENCIA
























En el largo proceso de democratización y masificación de la educación, la escuela aparece cada vez más como un aparato institucionalque de algún modo opaca la presencia de los individuos maestros y al mismo tiempo los protege respecto de todo lo que está afuera.

Ese proceso de expansión fue también un proceso de burocratización y las relaciones con las familias se complicaron. Expresión de ello es que en los planteles encontramos maestros capaces y conscientes, junto a otros con escasas competencias o
Desinteresados en sutrabajo.


Cuando hablas de la relación escuela-familia, es necesario reconocer una funcione específica en relación con el aprendizaje, el conocimiento, la cultura y los valores sociales, que las diferencian de esa otra familia.

La escuela y su gente son los maestros, tienen una función social específica, para ser resuelta en términos profesionales.Por el desinterés de algunos profesores la comunicación entre los padres se dificulta.
La relación padres-escuela a veces es difícil. La familia es el agente educativo primario y primordial esto hace los padres busquen sus propias alternativas para observar el trabajo de los maestros.

Tanto antes como ahora, quienes sonreconocidos socialmente como “verdaderos maestros” no tienen
problemas con los padres; son respetados, consultados y hasta suelen aportar prestigio a la escuela o a su
dirección.

Sin embargo, cuando los no profesionales suscitan problemas con los padres, la escuela en su conjunto suele mostrar una fuerte reacción defensiva, con el argumento de que el criterio profesional le pertenece y lospadres tienen poco o nada que opinar.

Esta reacción defensiva tiene dos caras: una, racional, ya que se supone que están ahí por ser profesionales, y otra -muy discutible, de tipo corporativo y no profesional- que se vale de ese estatus para encubrir el conjunto de debilidades y desaciertos que motivan las críticas.Esto pone entre dicho las siguientes preguntas:
¿Cuál es el papel fundamental del padre en la escuela hoy? ¿Supervisor del trabajo del maestro? ¿Reivindicar lo que considera que no hace suficientemente bien el trabajador de la Enseñanza? ¿Superproteger a su niño o su niña cómo suele ocurrir en muchísimos casos en todos los aspectos de la vida cotidiana? ¿Trabajar para tener voz común ante losproblemas o insuficiencias del sistema escolar? ¿Ilusionarse e ilusionar a otros padres para aprender a formar a sus hijos?














Es una fuerte tradición: hacia fuera, la escuela se presenta como un bloque que no se pone en duda; en el interior del plantel, sin embargo, cada uno actúa aisladamente, sin opinar sobre el trabajo de los demás.

Es hora del debate.Muchos profesores vemos en el trabajo de los padres con respecto al Colegio una pérdida progresiva del hacer colectivo por la mejora de la Enseñanza y una cada vez mayor individualidad y preocupación sólo por "su niño".












Además en muchísimos casos se lo plantean como una defensa ante los maestros, a quienes en bastantes casos consideran que son los culpables delos muchos problemas de comportamiento, actitud o estudio que pueden tener sus hijos.

Esta práctica de la escuela de “no ponerse en duda a sí misma” no es solamente producto de la burocratización y del espíritu corporativo que acompañaron la expansión de la escolaridad.
Se engarza con un componente político, que fue el elemento articulador alrededor del cual se generó esa tradición....
tracking img