Santo tomás de aquino

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 22 (5259 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
LEY NATURAL
TOMÁS DE AQUINO: Suma Teológica. Biblioteca de Autores Cristianos, Madrid, 1976, Tomo VI.

I-II, q. 91, a. 2: Si hay en nosotros una ley natural
DIFICULTADES. Parece que en nosotros no existe ley natural alguna. 1. Porque el hombre está suficientemente gobernado por la ley eterna. Pues dice San Agustín: “ley eterna es aquella merced a la cual todas las cosas se hallanperfectísimamente ordenadas”. Y, como la naturaleza no abunda en lo superfluo ―como no falta en lo necesario―, no se da en el hombre una ley natural. 2. Por medio de la ley, el hombre es dirigido en sus actos hacia el fin, como ya dijimos. Y la ordenación de los actos humanos al fin no es instintiva ―como sucede en los seres irracionales, que obran por un fin mediante el apetito natural solamente―; el hombre,por el contrario, obra con finalidad mediante la razón y la voluntad. Por tanto, en el hombre no se da ley natural alguna. 3. Cuanto más libre es un ser, menor es su sujeción a la ley. El hombre es más libre que todos los animales por el libre albedrío, de que ellos carecen. Si, pues, los demás animales no están sujetos a una ley natural, tampoco el hombre lo está. POR OTRA PARTE, sobre laspalabras “cuando los gentiles, que no tienen ley, obran como por natural instinto aquello mismo que la ley prescribe”, dice la Glosa que, “si bien no tienen ley escrita, tienen, sin embargo, una ley natural mediante la cual todos entienden y tienen conciencia de lo que es bueno y de lo que es malo”. RESPUESTA. Siendo la ley, como ya hemos dicho, regla y medida, puede encontrarse en un sujeto de dosmaneras: como en un sujeto activo que regula y mide, o como en un sujeto pasivo, regulado y medido: porque una cosa participa de una regla y medida en cuanto es regulada y medida por ella. Por eso, como todas las cosas, que están sometidas a la divina Providencia, sean reguladas y medidas por la ley eterna, como consta por lo dicho, es manifiesto que todas las cosas participan de la ley eterna dealguna manera, a saber: en cuanto que por la impresión de esa ley tienen tendencia a sus propios actos y fines. La criatura racional, entre todas las demás, está sometida a la divina Providencia, siendo providente sobre sí y para los demás. Participa, pues, de la razón eterna: está le inclina naturalmente a la acción debida y al fin. Y semejante participación de la

ley eterna en la criatura sellama ley natural. Por eso el salmista, después de haber cantado: “sacrificad un sacrificio de justicia”, añadió, para los que preguntan cuáles son las obras de justicia: “Muchos dicen: ¿Quién nos mostrará el bien?”; y, respondiendo a esta pregunta dice: “La luz de tu rostro, Señor, ha quedado impresa en nuestras mentes”, como si la luz de la razón natural, por la cual discernimos lo bueno y lo malo―tal es el fin de la ley natural―, no fuese otra cosa que la impresión de la luz divina en nosotros. Es, pues, evidente que la lay natural no es más que la participación de la ley eterna de la criatura racional. SOLUCIONES 1. Ese argumento tendría valor si la ley natural fuese algo distinto de la ley eterna. Pero, probado ya que no es sino una participación de ésta, carece de valor. 2. Todaoperación de la razón y de la voluntad se deriva en nosotros de las primeras operaciones connaturales, según hemos probado. Porque todo raciocinio parte de principios naturalmente conocidos, y toda volición de algo ordenado a un fin procede del apetito natural del fin último. Del mismo modo, es necesario que el primer impulso de nuestros actos hacia el fin parta de una ley natural. 3. También los animalesirracionales participan a su modo de la razón eterna, como la criatura racional participa intelectual y racionalmente de ella; por eso la participación de la ley eterna en la criatura racional se llama con propiedad ley, pues ley, como hemos dicho ya, es algo propio de la razón. Pero las criaturas irracionales no participan de este modo de la ley eterna; por eso sólo puede denominarse ley...
tracking img