Segunda guerra mundial

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 17 (4028 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
3. La formación de la persona moral
Socialización y construcción de identidad
Los adultos como agentes socializadores, somos inculcadores de valores, portadores de valoraciones y estamos continuamente haciendo de cierta manera un adoctrinamiento vivencial y ejercemos como educadores morales por diversos caminos en la cotidianidad de la vida familiar y escolar .
La formación del sujeto humanocomo sujeto moral se puede abordar desde perspectivas diversas: una de estas perspectivas esta dada por el conjunto de investigaciones que diferentes disciplinas de las ciencias sociales han realizado sobre el proceso de socialización; otra hace referencia a las teorías específicas del desarrollo moral que desde la psicología han elaborados diversos autores.
La socialización como un procesointeractivo y multidireccional que implica una transacción y re-negociación permanente de significados, no es solo transmisión de valores, normas y actitudes, es la construcción de una cierta representación del mundo que cada individuo realiza tomando imágenes ‘’prestadas’’ de su contexto cultural pero que él reinterpreta. La socialización es el resultado de aprendizajes informales e implícitos, einfluencias no intencionales que le posibilitan al ser humano la construcción de un código simbólico, de un sistema de referencia y evaluación de lo real que le permiten comportarse de una forma y no de otra en cada situación. Es posible decir entonces que la socialización hace referencia a la construcción de una identidad, de un sentido de pertenencia que tiene múltiples coordenadas; pertenencia auna familia, a un grupo o grupos, a una comunidad, a una región, a un país pero también a una comunidad muy particular como es la humanidad.
Es en los distintos espacios de socialización donde las mediaciones culturales y nuestros encuentros con los otros se realizan, donde comienza la constitución del sujeto moral que es al mismo tiempo autoformación.
Cuando desde algunas teorizaciones dentro deldebate ético se hace demasiado énfasis en el peso de la cultura de las comunidades particulares sobre la identidad moral, se deja de lado esa posibilidad del ser humano de darle un lugar a la identidad como género; identidad que nos une y nos lleva a todos a pensarnos como humanidad; y que nos lleva a preguntarnos qué es lo que nos hace humanos, qué es lo que hace una vida humana, digna y cuálesde estos elementos corresponden a rasgos universales y cuáles dependen de contextos culturales específicos?.
Pero la aprehensión desde un punto de vista empírico de la identidad es particularmente compleja, pues no hay una identificación única sino un proceso con referentes plurales, diversos, ambivalentes e incluso contradictorios. El niño debe construir su propia identidad mediante unaintegración progresiva de sus diferentes identificaciones positivas y negativas. Como lo escribió Lacan (1981) “el yo es un objeto hecho como una cebolla, se podría pelar y se encontraría las identificaciones sucesivas que lo han constituido”
Diferentes identidades pueden convivir sin ser excluyentes, no es necesario desconocer el peso que tiene la identidad y el sentido de pertenencia a una comunidadparticular, para desarrollar el sentido de pertenencia como dice Adela Cortina a una comunidad ideal con la cual se comparte unos valores universales. Lo anterior nos permitiría decir que en moral universalismo y contextualismo no son excluyentes.
Desde otra perspectiva diferentes teorizaciones han intentado explicar el desarrollo moral. Nos referiremos aquí de manera muy breve y quizás un tantoesquemática a algunos contenidos de las teorías de Piaget y Kohlberg y algunos elementos de las teorizaciones de Freud y Vygotski, que nos parecen relevantes para el tema de la formación de los sujetos morales.
El niño como ser amoral o la anomía inicial
Partimos de un planteamiento general que nos permite aproximar autores tan disimiles como los que hemos nombrado. Y entonces nos atrevemos a...
tracking img