Si no te gusta, andate. un ensayo sobre la independencia de los autores independientes

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2503 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 19 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Si no te gusta, andate
Un ensayo sobre la independencia de los autores independientes
Clara Luz Muñiz
Universidad Nacional de Cuyo, Mendoza
claraluz@gmail.com

Resumen
A la hora de preguntarles sobre su trabajo, los autores independientes se presentan como rebeldes. ¿Contra qué? me pregunto yo... Ellos responden cosas como "contra el sistema, contra el gobierno, contra la industria". Laindependencia parece significar un anárquico "hago lo que quiero". Pero las anarquías no existen, sólo se pretenden.
Del otro lado se ubican esos "entes poderosos", aquellos que los autores independientes no llegan a definir pero contra los que están en oposición irreconciliable.
No nos equivoquemos; los que ejercen el poder no son idiotas: o no temen que su imperio tambalee ante los autoresindependientes (lo que significaría que nadie los escucha) o tienen herramientas de control ya instaladas para mantener a los rebeldes dentro del sistema. Este trabajo ensayará algunas respuestas para esas incógnitas.

Una primera redundancia
Hablo de autores independientes, entonces pienso las palabras y obtengo que es autor aquel que firma y se hace cargo de algo ; y es independiente aquel queno depende de algo. A mi entender, el que se hace cargo de un texto no está dependiendo de otro, es su texto y por eso se está haciendo cargo, de modo que si fuese dependiente no sería autor. Pero sé que por alguna razón existe la terminología, así que voy a pensar un poco más.
Una breve encuesta realizada a autores mendocinos sobre este tema me dio algunas ideas de por dónde buscar respuestas.Casi todos los encuestados coinciden en que ser independiente significa no depender ideológicamente de nadie, o sea que los textos realizados por estos autores no estarían condicionados por la forma de pensar, sentir, y actuar de nadie, ausentes en absoluto de toda manifestación de las sociedades y las culturas. Otra vez estoy frente a un imposible; negar las ideologías es negar lo humano.Admitido entonces que todos hacemos y somos las ideologías, puedo avanzar sobre la propuesta de independencia; si no es ideológica, debe ser alguna otra cosa, de lo contrario no existiría el término y no estaríamos acá pensando al respecto.
El hecho de depender o no, no era una diferencia hasta bien entrada la modernidad, lo cual me lleva a pensar que la industria editorial es la que comienza a marcarla diferencia.
Aunque los escritores existen desde hace siglos, la industria editorial es relativamente nueva; hasta el siglo XVIII no era posible producir libros en gran escala al punto de que pudieran considerarse mercancía, y por lo tanto se hiciera necesario empezar a elegir qué se imprimiría y qué no, cuántos libros sería prudente –o rentable- imprimir de cierto título y qué autores o temasresultarían más atractivos para los futuros compradores de libros. Desde el momento en que la posibilidad de distribución y ventas se hace masiva, la literatura pasa a incorporar la función de industria, y esto modifica su existencia y pone en tela de juicio su definición. Antes se hablaba del arte de escribir, esa capacidad de producir “lo bello”, ahora se sopesa la obra en la balanza de Anubis,de un lado está el valor literario, del otro la proyección económica. Claro que, si la obra está en equilibrio, es candidata a publicación. Pero si el platillo se inclina demasiado hacia lo literario será regresada a su autor con un gracias pero no. Las editoras, antes indiscutibles modelos de crítica y detentoras del bello canon, incorporan de pronto un nuevo espacio, el de las obras cuyo pesotira abruptamente la balanza hacia el lado del dinero. Las decisiones de prensa favorecerán desde estonces a los candidatos a romper récords de venta. Esto le deja claro una importantísima agente literaria española:
¿Siempre quiso ser agente?
(…) Yo lo que quiero ser de mayor es poderosa de verdad, de esa docena de personas que sientan a los presidentes a sus mesas y deciden nuestro futuro sin...
tracking img