Sobre la objetividad en las ciencias sociales y el compromiso del historiador

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2257 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
A PROPÓSITO DEL DEBATE  SOBRE LA OBJETIVIDAD  EN LAS CIENCIAS SOCIALES Y EL COMPROMISO DEL HISTORIADOR

“El criterio de la verdad no puede ser otro que la práctica social. El punto de vista de la práctica es el punto de vista primero y fundamental de la teoría materialista dialéctica del conocimiento...” (Mao Tse Tung 1975:7)
“…no soy un crítico imparcial y objetivo. Mis juicios se nutren demis ideales, de mis sentimientos, de mis pasiones. Tengo una declarada y enérgica ambición: la de concurrir a la creación del socialismo peruano…” (José Carlos Mariátegui).
“La neutralidad en la ciencias histórico sociales en una sociedad signada por la lucha necesaria de intereses es una ficción” (Morote E. 1983:9)

Mientras las luchas del pueblo se desarrollan, superándose el replieguepolítico general a inicios del siglo XXI, en el plano de la contienda académica,  asistimos a la derrota teórica de los planteamientos que ha finales del siglo XX cuestionaron la cientificidad de la historia y las ciencias sociales. Estos “novísimos” planteamientos referían que “el quehacer histórico” había respondido ha una “ideología” y por tanto carecía de objetividad, al reducir todo, al conflicto ylas luchas sociales, es decir, ver solamente los enfrentamientos, las contradicciones.
Estos “novísimos” planteamientos buscaron hacer tabla rasa de todos los estudios académicos científicos con clara influencia marxista, en convergencia con el ambiente político mundial, que tras la caída del socialismo  existente, llevó  ha intelectuales de extrema derecha a proclamar “el fin de la historia” y eltriunfo de la democracia burguesa como modelo de sociedad (Francis Fukuyama).
De esta forma, durante los años 90 del siglo pasado; asistimos a una ofensiva general del imperialismo, resultando casi inadmisible defender el marxismo, la vigencia del pensamiento crítico, o cualquier utopía posible, por que el aparente triunfo del capitalismo, había llevado a los EEUU a convertirse en superpotenciahegemónica única.
En el mundo académico muchos intelectuales, quienes  en décadas pasadas habían abrazado el marco teórico marxista por sólo pose o moda (profesaban ser marxistas y se sostenían de las andaderas de un marxismo catequístico), durante esos momentos se veían “...vagando como almas en pena, buscando un nuevo arrimo sin encontrar otro catecismo equivalente, que les devuelva la viejaconfianza y la perdida alegría” (Fontana, 1992).
Martin Tanaka en sus propias palabras mencionaba  que“…el derrumbe de las utopías ha dejado un gran vacío, no en los países en donde esa ideología ha hecho sus pruebas y ha fallado sino en aquellos en los que muchos la abrazaron con entusiasmo y esperanza. Por primera vez en la historia los hombres viven en una suerte de intemperieespiritual...”(Ver:http://martintanaka.blogspot.com/2006/09/la-bsqueda-del-presente-de-octavio-paz.html).
Y es que algunos sectores de la intelectualidad asumen cada cierto tiempo planteamientos novedosos en forma simplemente de moda, antes de constatar su sustento teórico “...dedicados a probar con cada una de las nuevas modas que aparecen en el mercado” (Fontana 1992:13).
En las últimas semanas destacadosacadémicos del medio local, ingresaron a una polémica sobre la objetividad y el compromiso del científico social en las ciencias sociales, temas que vale la pena reflexionar, no con el ánimo de caricaturizar la posición contraria sino con el ánimo de esclarecer al público lector sobre estos problemas.
En lo referente a la objetividad debemos mencionar  que la historia ciencia, integrante de las cienciassociales, se desarrolla al interior de un orden económico social, al respecto Lenin  mencionó: “....en una sociedad erigida sobre la lucha de las clases no puede haber una ciencia social “imparcial…”y que vigente fueron esas palabras en aquellos momentos; hace algunas semanas Nelson Manrique, publicó un articulo titulado “La Objetividad” (La República Mar, 19/01/2010),  y señaló dos formas...
tracking img