Soy tan feliz

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1086 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
conducta vieja en vez de hacerlo de la relación. Repetir la misma conducta dará siempre los mismos resultados.
»En vez de cambiar de trabajo, tal vez yo podría ser una de las personas que ayuden a la empresa a cambiar. Si lo hubiera hecho, de seguro que ahora tendría un empleo mucho mejor.
Entonces Becky, que vivía en otra ciudad pero había vuelto a la suya para la reunión, dijo:
-Mientrasescuchaba el cuento y sus comentarios, he tenido que reírme de mí misma. He sido como Kif durante mucho tiempo, siempre dudando y vacilando y con miedo a cambiar. No me había dado cuenta de que casi todos nos pasa lo mismo. Me temo que he transmitido a mis hijos esa manera de actuar sin saberlo siquiera. Si ahora pienso en ello, veo que los cambios te llevan a un lugar nuevo y mejor, aunque cuando seproducen temes que no sea así.
»Recuerdo cuando nuestro hijo estaba estudiando el segundo curso en la universidad. Debido al trabajo de mi marido, tuvimos que dejar Illinois y establecernos en Vermont. Nuestro hijo estaba muy triste por tener que dejar a sus amigos. Además, era una estrella de la natación y en Vermont no había equipo de ese deporte. Se enfadó con nosotros y nos culpó deltraslado.
»Pero, al final, se enamoró de las montañas de Vermont, aprendió a esquiar, esquió con el equipo de la universidad y ahora vive feliz en Colorado. Si hubiéramos escuchado todos juntos el cuento del queso, mi familia se habría ahorrado muchas tensiones.
-Cuando llegue a casa -dio Jessica-, se lo contaré a los míos y les preguntaré a mis hijos si creen que soy Oli, Corri, Kif o Kof, y quiéncreen que son ellos. Podríamos hablar de lo que pensamos que es el queso viejo en nuestra familia y de cuál podría ser el nuevo queso.
-Es una buena idea -intervino Richard.
-Me parece que voy a ser más como Kof: me moveré cuando se mueva el queso y disfrutaré de él -comentó Frank-. Y voy a contarles esta historia a mis hijos, que están preocupados porque tienen que dejar el Ejército y por lo queel cambio supondrá para ellos. Seguro que provoca interesantes discusiones.
-Sí, así fue tal como mejoramos la empresa -dijo Michael-. Nos reunimos varias veces para discutir qué habíamos sacado en claro de la historia del queso y para decidir cómo podíamos aplicarla a nuestra situación concreta. Estuvo muy bien porque pudimos utilizar un lenguaje que resultaba divertido para hablar del cambio. Enrealidad, resultó muy efectivo. Sobre todo cuando lo divulgamos por toda la empresa.
-¿Y eso? -quiso saber Nathan.
-Cuanto más nos bajamos en la escala jerárquica de la organización, encontrábamos a más personas que se sentían con menos poder. Era comprensible que el cambio les diera mucho miedo, ya que consideraban que se les imponía desde arriba. Por eso se resistían a él. Dicho en pocaspalabras: cuando el cambio se impone, la gente se opone. Lo único que me queda por decir es que ojalá hubiera conocido antes este cuento.
-¿Por qué? -preguntó Carlos.
-Porque -prosiguió Michael- cuando nos dispusimos a cambiar, la empresa había llegado a un punto tal que tuvimos que prescindir de muchos empleados, entre ellos algunos amigos. Fue muy duro para todos. Sin embargo, prácticamente todoel mundo, los que se quedaron y los que se marcharon, dijo que el cuento del queso le había ayudado a ver las cosas de otro modo y a adaptarse mejor a ellas. Los que tuvieron que buscar un nuevo empleo dijeron que al principio les resultó muy duro, pero que recordar la historia les fue de gran ayuda.
-¿Qué fue lo que más los ayudó? -preguntó Ángela.
-Una vez dejaron atrás el miedo -replicóMichael-, me dijeron que lo mejor fue advertir que el mundo estaba lleno de nuevo queso esperando que alguien lo encontrara. Que formarse una imagen mental del nuevo queso hacía que se sintieran mejor; en las entrevistas de trabajo tenían más confianza en sí mismos, y algunos encontraron un trabajo mejor.
-¿Y aquellos que se quedaron en tu empresa? -preguntó Laura.
-Pues en vez de quejarse de los...
tracking img