Tareas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1267 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Una persona empieza por ceder en las pequeñas cosas y acaba por perder todo el sentido de la vida. Buenas tardes tengan todos ustedes, mi nombre es Alejandra Gastélum Fernández y les voy a platicar acerca de una novela que ha cautivado a cada uno de sus lectores.

Un ensayo sobre la ceguera de José Saramago.
Todo comenzó un día como cualquier otro cuando de pronto un hombre iba en su autoesperando que cambiara la luz del semáforo para poder avanzar, cuando de repente una luz inmensamente blanca invadió su ser, era como si sus ojos estuvieran inmersos en un mar blanco, alguien se ofreció a llevarlo a su casa, pero con una doble intención ya que le robarían su auto, un poco mas tarde al llegar su mujer lo llevo con el oftalmólogo pero al llegar ahí se encontraban un hombre concataratas y un parche en el ojo, una joven con gafas y un niño estrabiotico, pero como su caso era raro y urgente la recepcionista lo paso de primero, la madre del chico estrabiotico protesto pero el hombre con el parche le dijo déjelo el esta mas grabe que cualquiera de nosotros.
El medico lo reviso y aparentemente estaba bien no había daño en los ojos todo era perfecto, pero el hombre no veía nada masque un mar de leche, era el caso mas extraño que se había dado hasta ahora, el medico reviso a sus demás pacientes y así termino con su jornada, al llegar a casa le comento a su esposa sobre el extraño caso, cenaron y se fueron a dormir, al día siguiente, el medico se despertó y se topo con la sorpresa que de igual manera el estaba ciego, al principio se espanto y pensó que era una enfermedadinfecciosa y trato de alejar a su esposa pero ella le dijo que no tenia de que temer. La población comenzó a quedar ciega y no buscaban que hacer hacia donde dirigirse, así que el gobierno intervino, dispuso un sitio para poner en cuarentena a todos los infectados, el medico acepto ir ahí ya que supuso seria un sitio seguro mientras la enfermedad pasaba, llegaron por el y su esposa al no quererdejarlo ir solo fingió ser ciega para poder acompañarlo, al llegar ahí se dirigieron a una sala, la sala uno que se encontraba cerca de la puerta, empezaron allegar mas personas cada ves, fue curioso los primeros en llegar fueron los pacientes del medico y se colocaron en la misma sala, de igual manera comenzaron a llegar cada ves mas y mas gente hasta agotar el espacio de aquel manicomio, la esposa delmedico los ayudaba a ir al baño, y en todo lo que pudiera, ya que era la única que podía ver pero esto nadie lo sabia mas que ella y su esposo, los días pasaron y la comida fue escaseando cada ves mas. La desesperación llevo a uno de los lideres de la sala tres a intimidar a lo demás infectados, robándose toda la comida y vendiéndoselas al precio que sea, primero les pidió que le dieran suspertenencias, ya sean joyas, dinero, lo que tuvieran que sea de valor, muchos no quisieron aceptar, desprenderse de algo de valor sentimental no era nada fácil, pero aun así el hambre era mucha y debían hacerlo, juntaron sus pertenencias y las fueron a cambiar por comida, pero como anteriormente la esposa del medico había discutido con el líder de la sala tres este de coraje les dio dos cajas en lugarde tres como les haba dado a todas las demás salas con las que ya había hecho el trueque. Las pertenencias se agotaron y ellos lo sabían así que tenían que pensar con que les cobrarían ahora la comida a los demás infectados; brillante idea para ellos una aberración para las mujeres. Se les ocurrió que ahora cambiarían la comida por mujeres, esto es un insulto, no lo haremos, proclamaron lasjóvenes de aquella sala, enseguida los hombres dijeron que de no hacerlo morirían de hambre y pues como ya estaban ciegos que mas, una mujer levanto la voz y dijo que si en lugar de mujeres pidieran hombres ninguno de los que se encuentra aquí presente iría y es muy fácil mandarlas a ellas. Todo quedo en absoluto silencio hasta que una mujer valiente de cincuenta años aproximadamente dijo yo iré, de...
tracking img