Todo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 32 (7985 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA IGLESIA AL SERVICIO DE LO HUMANO (CORREGIDO)

«In actione iustitiae contemplativus» (Ignacio Ellacuría).

Ya se te ha dicho, hombre, lo que es bueno y lo que
el Señor desea de ti: que practiques la justicia y
que ames con ternura (Miqueas 6,8).

He puesto como primer epígrafe una versión del lema de la Compañía de Jesús–in accione contemplativus, contemplativos en la acción. Ignacio Ellacuría, uno de los jesuitas asesinados en El Salvador hace algo más de una década, decía: “contemplativos en la acción de la justicia”. El texto, muy conocido, del profeta Miqueas va en la misma dirección.

Pueblo de Dios, reino y justicia

En esta primera parte, vale la pena tener como presupuesto de lo que sigue que larevelación o manifestación de Dios, el darse a conocer Dios, el darse Dios a nosotros, no se produce en la naturaleza marcada por la fatalidad, por los ciclos, por las leyes inexorables de los fenómenos naturales, sino que se produce en la historia, en el terreno propio de los seres humanos, en el terreno donde nosotros nos encontramos.

La historia para la Biblia es la experiencia del ser humano yde hechos en los que él es protagonista. La historia es nuestro terreno propio como seres humanos, y allí es donde Dios se ha revelado. En la revelación en la naturaleza, propia de otras religiones llamadas naturales, el hombre estaba marcado por la fatalidad, por el azar o destino; pero en la revelación de Dios en la historia que caracteriza al judaísmo y al cristianismo, por el contrario, estámarcado por la experiencia de la libertad -de la libertad que falta o de la libertad que se adquiere-. En ese sentido, hablar de historia nos lleva muy rápidamente, por asociación de ideas, a hablar del proceso de adquisición de libertad, de la liberación. En esta concepción, es preciso aclararlo, el mundo natural es también una realidad histórica que cambia por la acción humana. Lo recordarélimitándome al mandato divino, que encarga a la pareja humana -recalco esto-: “Crezcan, multiplíquense, llenen la tierra y enseñoreen sobre ella”. Hay artículos publicados que muestran que este “hacerse señor” no significa destruir el medio ambiente. La idea es que se le encarga a la pareja humana hacer de este mundo bueno un mundo cada vez más habitable, más digno de los seres humanos. Si hemosfallado, como resulta obvio, eso no significa que la proposición de Dios, el llamado de Dios no sea justamente el de transformar el mundo para bien. Así pues, el mundo es también una realidad histórica. Si uno compara textos de los salmos y de San Pablo (“los cielos narran la gloria de Dios”) con el cemento que normalmente nos rodea, comprobamos que el mundo natural lo ha reemplazado un mundo artificial,producto de la intervención humana; ya no estamos rodeados por la naturaleza, al menos no en las ciudades, sino que estamos rodeados por la obra humana.

Ahora bien, el pueblo del Antiguo o Primer Testamento es una sociedad de aliados, de gente llamada a la libertad y a la justicia. El reino de Dios al que el pueblo de Israel está llamado es básicamente la justicia. Conocemos bien el texto deMateo 6, que nos habla de abandono de la providencia, donde nos dice: “Busquen primero el reino de Dios y su justicia y todo lo demás vendrá por añadidura.” (v. 33). Quiero señalar que, para un judío como lo era Mateo, decir “busquen el reino de Dios y su justicia” equivale a decir “busquen el reino de Dios y el reino de Dios”, o bien “busquen la justicia y la justicia”. El reino de Dios, en laBiblia, es básicamente justicia. En la Escritura, en efecto, los textos más antiguos dicen que la justicia es una cualidad de Dios y que por eso él es el Rey, el único que puede generar justamente relaciones entre los seres humanos basadas en eso que sigo llamando la justicia. Los salmos reales (ver 95,10.13; 96,2; 97,2.9; 98,4) insisten en eso: “Tú reinas con justicia y con derecho”. El reino es...
tracking img