Traduccion: " the murders in the rue morgue and other stories "

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 29 (7028 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
“The Masque of the Red Death” (“La máscara de la muerte roja”)
La Muerte Roja había devastado el país durante mucho tiempo. Allí nunca había habido una plaga tan mortal o tan horrible. La sangre era su marca identificativa – el rubor y el horror de la sangre. Primero, la víctima sentía unos dolores agudos y experimentaba mareos. Luego, la sangre empieza a salir a raudales de su piel. Lasmanchas rojas en el cuerpo, y especialmente en la cara, de la víctima son los signos de que el tenía la Muerte Roja. Claramente, uno no quería conocerla luego. Uno no iría cerca de ella. La totalidad del proceso, desde el contagio de la plaga de muerte, solo aguantaba media hora.
Pero el Príncipe Prospero era feliz y valiente. Después de que la mitad de su gente hubiera muerto, el llamó a milpersonas sanas, amigos despreocupados de su corte y se los llevó lejos hacia otra parte, a uno de sus distantes castillos.
El castillo era una construcción magnífica. El príncipe, con su inusual pero excelente gusto, se hizo él mismo los planos. Había un fuerte y alto muro a su alrededor. En el muro había puertas de hierro.
Una vez todo el mundo estaba dentro, los cortesanos sellaron lasenormes puertas cerradas, así que nadie podría entrar y nadie podría marcharse. Había abundancia de comida en el castillo, y el príncipe proporcionó todo tipo de entretenimiento – payasos, músicos, bailarines de ballet y mucho vino. El príncipe y sus amigos planeaban escapar de la terrible plaga de fuera de los muros del castillo. El mundo podría cuidarse, ellos no se preocuparían o no pensaríansobre ello. Todo el mundo dentro del castillo estaba seguro. Fuera había/estaba la Muerte Roja.
Cinco o seis meses más tarde, mientras la plaga continuaba matando miles de personas en el mundo exterior, el Príncipe Prospero invitó a sus amigos a una fiesta de máscaras. La fiesta se celebró en un grupo de siete habitaciones.
En muchos palacios, grupos de habitaciones son construidos en unalínea recta. Pero aquí era muy diferente, por el príncipe, recordarás, tenía un gusto extraño. Había una brusca curva en cada siete o diez metros, así que solo podías ver una habitación a la vez. En el medio de cada muro, a la derecha e izquierda, estaba una alta y estrecha ventana. Estas ventanas miraban por encima de un pasillo que corría junto a las habitaciones. Las ventanas estaban hechas devidriera de color, y el color de las vidrieras variaba de acuerdo con el decorado de la habitación. En la habitación del extremo este, por ejemplo, todo era azul, u las ventanas eran azul vivo. En la segunda habitación, todo era morado, como las ventanas. La tercera habitación era verde, la cuarta naranja, la quinta blanca y la sexta violeta. En la séptima habitación, todo estaba cubierto enterciopelo negro. Solo en esta habitación las ventanas era de un color diferente al del decorado – eran escarlata, el color de la sangre.
En la noche de las máscaras, no había velas en ningún lugar de las siete habitaciones. Sin embargo, en el pasillo contrario a cada vidriera, se encontraba unas tres mesas de dos patas con un “plato de fuego”. La luz del fuego brillaba el color de las vidrieras yproducía un extraño y maravilloso efecto. En la habitación negra, sin embargo, el efecto de la luz del fuego brillando con intensidad a través de la vidriera de color sangre encima del terciopelo era verdaderamente horrible. La luz daba un aspecto tan salvaje a las caras de esos que entraban en esta habitación que muy pocos de los invitados eran suficientemente valientes para ponerse absolutamentede pie aquí.
En esta negra habitación se encontraba un enorme y negro reloj. Su péndulo se balanceaba, con su fuerte y monótono sonido. Clang... clang... clang... todas las horas, cuando el reloj daba las horas, daba un fuerte, claro y musical sonido. Era un sonido tan extraño que los músicos de la orquestra tenían que parar de tocar para escuchar. Los bailarines paraban de bailar y la...
tracking img