Ulrico smidel:el cronista soldado

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 20 (4870 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El Cronista soldado.
Ulrico Schmidl: Derrotero y viaje a España y Las Indias
Introducción:
En este trabajo, nos planteamos la Crónica como intermediaria de la historia y de la literatura, por lo tanto abordaremos el sentido de ambos términos, como así también el rol del soldado cronista como “corresponsal” o portavoz frente a una España deseosa de saber sobre el “nuevo Mundo”
ElDerrotero de Schmidl, que toma como núcleo de relato los episodios de la primitiva fundación de Buenos Aires, el incendio de la ciudad, la marcha hacia Asunción, la rebelión contra la autoridad del segundo adelantado,etc. se produce desde la perspectiva de un soldado raso que escribe las crónicas de lo sucedido en su tiempo, crónicas que luego serian consideradas como una intermediaria de la historiay la literatura ,ya sea argentina, o latinoamericana.
Partiendo de la obra de Ulrico Schmidl “Derrotero y viaje a España y Las Indias”, se analizarán los rasgos de las crónicas del descubrimiento y de las conquistas. Para ello, nos acercaremos a la vida del autor, para luego entender su obra como resultado de su experiencia .En este trabajo, también trataremos de visualizar los propósitosde su obra, analizaremos además los mecanismos utilizados (memoria, verosimilitud, fuerza testimonial). Delimitaremos también algunas diferencias entre las crónicas, las cartas y las relaciones y finalmente trabajaremos sobre la enunciación y las estrategias del discurso utilizadas por el cronista-soldado alemán.
Ulrico: cronista e Historiador
Ulrico Schmidl Nació en Straubing (Baviera,Alemania) en 1509 y murió en Regensburg (Baviera, Alemania) en 1581.
Este alemán, integró en calidad de landsknecht (mercenario) la expedición del adelantado don Pedro de Mendoza al Río de la Plata. Fue la más grande aventura que salió de España con fines de colonización luego del descubrimiento del Río de la Plata; estaba compuesta por 16 naves y 2500 hombres, y partió del puerto de Sanlúcar deBarrameda (España) el 24 de agosto de 1534.
Llegada la expedición a estas geografías, Ulrico (a quien llamaban Utz) asistió a la fundación de Buenos Aires. Entre 1536 y 1537 participó de la expedición de Ayolas, con quien remontó los ríos Paraná y Paraguay, y que culminó con la fundación de Asunción. Más tarde, bajo el mando de Martínez de Irala, exploró el Chaco y llegó hasta el Alto Perú.Schmidl pasó casi 20 años en las nuevas posesiones españolas, hasta que logró el permiso oficial para regresar a su país. Llevaba la comisión del gobernador Martínez de Irala de poner en manos del Rey un detallado informe de los principales acontecimientos de su administración.
Cumplida la orden, Ulrico marchó a Sevilla, y de allí a Amberes. En esta ciudad, redactó la crónica de sus aventuras enAmérica, en una obra que apareció en 1567 y que se llamó Derrotero y viaje a España y las Indias, (1534-1554).
El manuscrito original se conserva en Stuttgart, y fue hallado en 1893.El escrito, por el que algunos estudiosos como Juan María Gutiérrez y Bartolomé Mitre lo llamaron "el primer historiador del Río de la Plata" (aunque en realidad su obra fue posterior a una de igual tenor, escrita porPedro Hernández y publicada doce años antes que la de Schmidl), contiene numerosas referencias a la vida de los conquistadores en nuestro país.
El texto -escrito originariamente en alemán, posteriormente traducido al latín y finalmente al español- recorre los veinte años que Schmidl permanece en estas tierras desde una visión original: para él también las ciudades españolas de Cádiz o Sevilla(puntos de partida) son parte del mundo desconocido. La desnudez de las mujeres charrúas, el recurso desesperado de los indios querandíes de beber sangre, el ímprobo trabajo de los pobladores de Buenos Aires -levantando muros un día para verlos desmoronarse al día siguiente-, el hambre y la desesperación que lleva a algunos españoles a comerse los caballos y a padecer por ello la horca, y a otros a...
tracking img