Una semana de pasion

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 136 (33907 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 22 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Una semana de pasión
Kimberly Lang

Una semana de pasión (2011)
Pertenece a la Temática Cautiva para su placer
Título Original: The secret mistress arrangement (2009)
Editorial: Harlequin Ibérica
Sello / Colección: Julia 1884
Género: Contemporáneo
Protagonistas: Matt Jacobs y Elaine Mackenzie
Argumento:
Ella le hacía olvidarse de todo…
El tiempo era oro para el atractivo abogado MattJacobs. Sin embargo, cuando conoció a la bella Elaine Mackenzie en la boda de su mejor amigo, se olvidó del trabajo y decidió pasar casi toda la semana… haciendo el amor con ella.
Elaine no estaba acostumbrada a tener aventuras; pero Matt era tan buen amante que se encaprichó de él. Y cuando concluyó su primera semana entre las sábanas, Elaine aceptó una propuesta indecente que, en otrascircunstancias, jamás habría aceptado.

Capítulo 1
—¡Maldita sea!
Mark Jacobs tocó el claxon cuando un Cadillac cambió a su carril sin poner el intermitente y redujo la velocidad hasta unos cuarenta kilómetros por hora. Ya llegaba una hora tarde al ensayo de la boda y, a ese paso, ni siquiera llegaría a tiempo para la cena: lo cual le disgustaba especialmente porque Matt siempre había pensado quepresentarse tarde era cosa de idiotas.
Se preguntó cómo era posible que un compromiso tan sencillo estuviera resultando tan difícil. Ir de Atlanta a Chicago debería haber sido pan comido, pero las cosas se habían complicado por culpa de una reunión de última hora con un cliente. Perdió su vuelo nocturno y descubrió que los de la mañana siguiente salían con retraso o los habían cancelado por el maltiempo.
Cuando aterrizó al fin en el aeropuerto O'Hare, se dio una ducha rápida y salió disparado hacia la iglesia de Berwyn, donde se iba a celebrar el ensayo. Pero había un atasco monumental.
Justo entonces, sonó su teléfono. Reconoció el número y consideró la posibilidad de hacer caso omiso: a fin de cuentas, aquéllas eran sus primeras vacaciones en tres años. Sin embargo, contestó la llamada,puso el manos libres y se dedicó a dar instrucciones al ayudante de abogado que estaba al otro lado de la asunto.
Minutos después, detuvo el vehículo en el aparcamiento de la iglesia. Al ver que un par de camareros llevaban comida al salón de la parroquia, pensó que al menos no había llegado tarde a la cena.
—Mira, haz los cambios que quieran. No es un problema, pero encárgate de que Darrencompruebe el contrato antes de que nadie firme nada —dijo al ayudante—. Tendrás que solucionar ese asunto sin mí. Comprobaré los mensajes el lunes que viene, pero voy a desconectar el teléfono ahora mismo.
Matt cortó la comunicación y melló el móvil en la guantera. Lo habían acusado muchas veces de ser un obseso del trabajo, pero todo tenia un limite. Iba a estar una semana de vacaciones y nopermitirla que se las estropearan.
La brisa de octubre le sentó bien después de lodo un día de aeropuertos y carretera, aunque su frescor ya advertía de que fallaba poco para el invierno. Sacó la chaqueta del asiento trasero y se la puso.
Estaba acostumbrado al frío y no le molestaba.
Brian, sus familiares y unos cuantos viejos amigos del instituto estaban representando su papel en el ensayo de laboda. Matt olvidó las complicaciones del día en cuanto Brian lo saludó con la mano y Jason, otro de sus amigos de la infancia, se acercó a él con una gran sonrisa.
—Lo has conseguido. Empezaba a preguntarme si llegarías.
Matt se pasó una mano por el pelo, cansado.
—Yo también —dijo—. ¿Recogiste mi esmoquin?
—Sí, está en casa de Brian.
Él asintió.
—Gracias. Espero que no se haya enfadado muchocon mi retraso…
—No, ni mucho menos. El problema no es Brian, sino Elaine: se lo ha tomado francamente mal —afirmó.
Jason señaló al grupo de mujeres que estaban con Melanie, la novia.
—¿Elaine? ¿A quién te refieres?
—A la dama de honor, aunque deberían llamarla dama de horror. Te recomiendo que mantengas las distancias con esa mujer.
Matt la reconoció al fin. Era una de las amigas de...
tracking img