Virtudes sobrenaturales

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 38 (9423 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
LAS VIRTUDES SOBRENATURALES Y LOS DONES DEL ESPÍRITU SANTO
Autor: Tomás Trigo Facultad de Teología Universidad de Navarra

ÍNDICE:
1. La vocación del cristiano 1.1. La unión con Cristo por la gracia a) El bautismo b) La filiación divina c) Gracia, virtudes y dones 1.2. Seguimiento e identificación con Cristo a) Conformarse con Cristo b) Identificación con Cristo y Eucaristía 1.3. El don delEspíritu Santo 1.4. Las virtudes sobrenaturales y los dones 2. Las virtudes teologales 3. Los dones del Espíritu Santo 4. La relación de las virtudes humanas y sobrenaturales a) El organismo cristiano de las virtudes b) Unión, no yuxtaposición ni confusión, de las virtudes humanas y sobrenaturales c) Las virtudes humanas y las sobrenaturales se necesitan mutuamente d) Unidad de vida y santidad enla vida ordinaria 5. La Iglesia, ámbito de la adquisición y educación de las virtudes Bibliografía

1

El fin último al que todo hombre está llamado es único: el fin sobrenatural, la participación en la vida íntima de la Trinidad como hijos en el Hijo. La vocación del cristiano (y de todo hombre) es la identificación con Cristo (1), en quien somos injertados en el Bautismo por la gracia, conla que también recibimos las virtudes sobrenaturales y los dones del Espíritu Santo (1.1.). La vida nueva del cristiano, hijo de Dios, consiste en seguir, imitar e identificarse con el Hijo por naturaleza, es decir, en vivir de acuerdo con el don de la filiación divina, fundamento ontológico de toda la vida cristiana (1.2.). Esta vida es posible gracias al Don del Espíritu Santo, que habita en elalma del cristiano (1.3.). Después de la reflexión general sobre la vocación cristiana y los medios sobrenaturales para vivirla, se estudian las características de las virtudes teologales (2) y los dones (3), lo que ayudará a comprender mejor un tema siempre difícil: las relaciones entre las virtudes humanas y sobrenaturales, que es un aspecto particular de las relaciones entre naturaleza y gracia(4). Por último, se expondrán algunas reflexiones sobre la Iglesia como ámbito de la recepción y educación en las virtudes (5).

1. La vocación del cristiano

La vocación del hombre está claramente señalada por San Pablo en la Carta a los Efesios: Dios nos eligió en Cristo «antes de la creación del mundo para que fuéramos santos y sin mancha en su presencia, por el amor; nos predestinó a sersus hijos adoptivos por Jesucristo conforme al beneplácito de su voluntad, para alabanza y gloria de su gracia, con la cual nos hizo gratos en el Amado, en quien, mediante su sangre, tenemos la redención, el perdón de los pecados, según las riquezas de su gracia» (Ef 1, 4-7). La doxología final de las plegarias eucarísticas constituye la síntesis de la vocación a la que todos los hombres estánllamados: «Por Cristo, con Él y en Él, a ti, Dios Padre omnipotente, en la unidad del Espíritu Santo, todo honor y toda gloria…» Dar gloria al Padre, siendo hijos en el Hijo, mediante el Espíritu Santo: he aquí en pocas palabras el verdadero sentido de la vida del hombre. 1.1. La unión con Cristo por la gracia a) El bautismo Dios ha revelado su voluntad de salvar a los hombres en Cristo. Esta voluntadobra eficazmente en el Bautismo, por el que «somos liberados del pecado y regenerados como hijos de Dios, llegamos a ser miembros de Cristo y somos incorporados a la Iglesia y hechos partícipes de su misión»1. Por el Bautismo, el creyente participa en la muerte de Cristo, es sepultado y resucita con Él: «¿No sabéis que cuantos hemos sido bautizados en Cristo Jesús hemos sido bautizados paraunirnos a su muerte? Pues fuimos 2

sepultados juntamente con él mediante el bautismo para unirnos a su muerte, para que, así como Cristo fue resucitado de entre los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros caminemos en una vida nueva» (Rm 6, 3-4). El hombre renacido en el Bautismo es una nueva criatura (cf. 2Co 5, 17). Se trata, en efecto, de un nuevo nacimiento (cf. Jn 3, 3) por el...
tracking img