Vocación e identidad del sacerdote del tercer milenio

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 41 (10084 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 20 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
VOCACIÓN E IDENTIDAD DEL SACERDOTE DEL TERCER MILENIO

JESÚS MOISÉS CORNEJO OROPEZA

2009



VOCACIÓN E IDENTIDAD DEL SACERDOTE DEL TERCER MILENIO


INTRODUCCIÓN
Para afrontar los desafíos actuales, el sacerdote necesita una comprensión clara de su propia identidad, pero ¿qué es una identidad sacerdotal auténtica? Se puede comenzar recordando brevemente lo que no es: no es ser untrabajador social, un maestro, un investigador, un consejero o cualquier otro tipo de profesional.
Al contrario, esta identidad puede ser comprendida de manera adecuada sólo según sus dimensiones cristológicas y trinitarias. Aunque los papeles desempeñados por el sacerdote puedan cambiar según los desafíos de los nuevos tiempos, «existe un aspecto esencial del sacerdote que no cambia: el sacerdotede mañana, no menos que el sacerdote de hoy, debe semejar a Cristo. Cuando vivía en esta tierra, Jesús manifestó en su misma persona el papel definitivo del sacerdocio (...) el sacerdote del tercer milenio (...) seguirá siendo el llamado a vivir el sacerdocio único y permanente de Cristo» .
Además, la dimensión «relacional» fundamental de la identidad sacerdotal «surge de las profundidades delmisterio inefable de Dios, es decir, por el amor del Padre, la gracia de Jesucristo y el don de la unidad del Espíritu Santo, el sacerdote entra de manera sacramental en la comunión con el obispo y con los demás sacerdotes para servir al Pueblo de Dios que es la Iglesia y llevar a toda la humanidad a Cristo» .
Por ello, la identidad sacerdotal es lo más característico y esencial que posee elsacerdote, ya en cuanto a lo que pudiéramos llamar dimensión metafísica y dimensión personal, pero en una consideración real y concreta como es la existencia de esta persona participando del sacerdocio de Cristo, consagrando totalmente su vida a su perfecto ejercicio, bajo la acción del Espíritu Santo para gloria del Padre y la salvación de las almas.
Todo esto, no únicamente supone sino que de hechoexige una perfecta configuración con Cristo Sumo y Eterno Sacerdote, de quien se prolonga su misión sacerdotal a través de los tiempos y en las circunstancias concretas de cada hombre, según su época y su historia. Y por eso, hablar de identidad sacerdotal, será consecuentemente hablar de identificación con Cristo en lo que tiene de más significativo: en cuanto sacerdote, su función de mediadorentre Dios y los hombres. Esto requiere en la existencia del sacerdote una comunicación preclara con Dios, a tal punto que lo identifique con Cristo Sumo y Eterno Sacerdote, capaz de entregarle a los hombres la plenitud de la riqueza de Dios, pero también exige una identificación del sacerdote con los hombres que encaminan sus pasos a la casa del Padre, para que no los defraude en su ascensión yalcance cabalmente la felicidad cumplida: la bienaventuranza eterna.
Cristo se presenta como el perfecto Sacerdote que realiza la cabal unión entre Dios y el hombre. Este hecho singular se efectúa en su propia existencia. Cristo es perfecto Dios y perfecto Hombre. En Cristo habita la plenitud de la Santidad (cf. Col 2,9) y por lo mismo puede comunicarla a todos los hombres. Cristo posee unanaturaleza humana cabal que la ofrece a Dios como expresión perfecta de amorosa oblación (cf. Hb 9,14). En Cristo se realiza en forma admirable, perfecta, irrepetible esta indisoluble comunión: Dios y el hombre.
La meta suprema de todo sacerdote será, pues, intentar lograr una identificación, en cuanto sea posible, con Cristo Sumo y Eterno Sacerdote. Es decir, poseer en una plenitud de actuación tantola naturaleza humana, que le corresponde por su condición de hombre, como la naturaleza divina, que Dios le ha entregado por participación, por adopción, mediante la efusión de su Espíritu (cf. Gál 4,6; Rm 5,5). Estos principios tan simples conducen a consecuencias trascendentales, pues nos presentan al sacerdote en su justa y verdadera dimensión, en su correcta identidad: Un hombre pleno de la...
tracking img