Zona arqueologica de xochicalco

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 15 (3566 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de octubre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
ZONA ARQUEOLÓGICA DE XOCHICALCO.
UBICACIÓN
La zona arqueológica de Xochicalco se encuentra ubicada dentro de los municipios de Miacatlán y Temixco, en la porción occidental del estado de Morelos, a unos 32 kilómetros de la ciudad de Cuernavaca. Hay dos formas de llegar al sitio: una es viniendo de Cuernavaca se toma la carretera federal núm. 95 hasta el poblado de Alpuyeca, de ahí se sigue ladesviación hacia Miacatlan, a ocho kilómetros a la derecha, se encuentra otra desviación de cuatro kilómetros hasta la zona; la otra forma es tomar la autopista del Sol Cuernavaca-Acapulco hasta la caseta de Alpuyeca, donde se sale hacia el pueblo del mismo nombre, de este punto se sigue la ruta mencionada anteriormente. En los dos trayectos se encuentran señalamientos.

IMPORTANCIA DE LA ZONAARQUEOLÓGICA.
En los alrededores del cerro Xochicalco se han encontrado materiales arqueológicos pertenecientes a períodos tempranos pero, no es sino hasta 700 d.C. cuando comienza este asentamiento. A diferencia de otros sitios contemporáneos como El Tajín y Monte Albán, que tienen una ocupación continúa desde épocas anteriores, la ocupación de Xochicalco se restringe tan solo a doscientos años(700-900 d.C.). Por su magnificencia y desarrollo cultural, se considera que fue el centro más importante en el Altiplano Mexicano durante el Período Epiclásico.

BREVE HISTORIA DEL LUGAR.
La existencia de Xochicalco era conocida, al menos como leyenda, desde la Conquista. El primero en mencionar esta ciudad fue Fray Bernardino de Sahagún; Don Antonio Álzate y Ramírez, visitó el sitio en 1777 yen 1784 y en su artículo publicado en el año de 1791, Descripción de las antigüedades de Xochicalco, da una descripción amplia y, en general, bastante precisa del sitio, basada en su recorrido y en lo que le contaron sus informantes. Álzate se indigna ante el estado ruinoso de los edificios y con su característica aspereza denuncia a los destructores y saqueadores a quienes condena a "permaneceren oprobio para con los amantes de la antigüedad". Reconoce el valor histórico de los monumentos que "sirven de grande recurso para conocer el carácter de los que lo fabricaron... Un edificio manifiesta la cultura de la gente”. Hace una vigorosa defensa de las culturas prehispánicas y arremete contra aquellos "aristarcos ridículos que sin haber hecho estudio... de las antiguas costumbres de losmexicanos los reputan de rústicos", y añade: "Si el celo indiscreto de algunos y la codiciosa ignorancia de otros no hubiesen destruido los monumentos mexicanos, se podría averiguar el legítimo origen de los indios, sus costumbres, su legislación, su comercio y se haría patente el que era una nación de las más poderosas del orbe."
El segundo cronista de Xochicalco fue Pedro José Márquez, quien en suartículo titulado Dos monumentos antiguos de arquitectura mexicana, de 1804, trata de Xochicalco. Atribuyó su construcción a los toltecas y opina que "se concluirá que dicho monumento haya sido parte de aquellos palacios de los reyes toltecas... y que en su cima hubiese una capilla donde se adorasen sus dioses; y que para los amantes de la astronomía sirviese también de observatorio, y que fuesedestinado en caso de necesidad a servir de fortaleza”. En relación con los "jeroglíficos" esculpidos en la fachada del edificio, dice que "deben significar las ideas singulares y los conocimientos científicos" de los constructores, y se pregunta cuál sería el artificio usado para acarrear desde lugares remotos y colocar en su lugar las grandes piedras en las que están realizados dichos relievesque son "de construcción admirable... y acabada con lo mejor que los talladores saben hacer, y unidas, por lo más, sin mezcla". El artículo de Márquez tuvo gran importancia porque fue el primero que se publicó en Europa acerca de los monumentos prehispánicos de México, escrito por un autor versado en la estética y en la crítica de la arquitectura.
Con el barón de Humboldt, Xochicalco entra de...
tracking img