Antropología e ideología, el papel de las representaciones en los procesos de articulación social

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 59 (14527 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
ANTROPOLOGÍA E IDEOLOGÍA EL PAPEL DE LAS REPRESENTACIONES EN LOS PROCESOS DE ARTICULACIÓN SOCIAL 1

Lic. José Miguel Naharro CEPIHA - CIUNSa
Prof. Adjunto de Teoría e Historia de la Antropología

Uno de los temas que más ha captado la atención de los antropólogos desde la década del cincuenta es el papel de las representaciones en los procesos sociales. Sin embargo, cuando se vuelve la vistaatrás, muchos tenemos la sensación de que la notable producción acumulada no guarda, en realidad, la proporción que debería con el verdadero saldo teórico, cosa que algunas tendencias actuales no han hecho sino reforzar. ¿Vale de algo acaso venir a descubrir que los antropólogos son, como el resto, el emergente de ciertas circunstancias histórico-sociales? ¿O que un grupo es capaz de imponerunilateralmente sus categorías a fin de «ubicar» socialmente a otro? Y si hemos llegado en todo caso a ese punto, ¿por qué no dar justamente el paso que vale la pena? Cuando la sociología -muchas décadas atrás- se encontró con una situación que a grandes rasgos podríamos comparar, el resultado fue una sociología del conocimiento. En antropología, en cambio, su posibilidad parece todavía bien lejana.En su versión tradicional, la naturaleza y el alcance de la sociología del conocimiento han sido definidos por el interés puesto en estudiar la relación dada entre el pensamiento humano y el contexto social que lo origina, 2 entendiendo por «contexto» -fundamentalmente- a esa clase o estamento determinado que Karl Mannheim llamó intelligentsia. 3 Algunos hacen retroceder la cuestión hasta DestuttDe Tracy o incluso Bacon, pero para ser precisos semejante planteo sólo fue posible cuando se reunieron tres tradiciones mucho más recientes: la marxista, la nietzscheana y la historicista. De Marx, como es de suponer, la sociología del conocimiento tomaría su proposición básica; a saber, que no es la conciencia de los hombres lo que determina su ser sino, por el contrario, que es el ser social elque determina su conciencia. Del anti-idealismo nietzscheano, la idea de que el pensamiento es o puede ser un instrumento de poder y, del historicismo, que las Weltanschauung sólo pueden entenderse cuando se enmarcan en el ámbito social y las circunstancias históricas que las generaron. A partir de allí, la piedra fundante para el inicio de esta nueva especialidad la pondría Max Scheler. Porrazones que aquí no vienen al caso, y con una notable reminiscencia a las nociones marxianas de «infraestructura» y «superestructura», Scheler propondrá un esquema donde el problema de la relación entre los Realfaktoren y los Idealfactoren se resuelve no en términos causales sino en términos regulativos.

José M. Naharro

Antropología e ideología

Los factores reales, la sociedad misma, puededeterminar la presencia de las ideas, pero no sus contenidos. Si algo cabe a la sociología, pues, es el Dasein, su presencia, porque el Sosein, su contenido, es inalcanzable. Estas ideas, el conocimiento como producto social, configuran el a priori de cualquier experiencia individual, y lo que debe o debería analizarse son las consecuencias de que para una persona (o un grupo todo) determinadamanera de ver las cosas llegue a significar «la realidad» en toda su extensión. Scheler se detuvo ahí, pero no es difícil imaginar por qué su reflexión interesó tanto, basta preguntarse solamente qué ocurre cuando distintas realidades, de la misma sociedad o de distintas sociedades, entran en contacto. En los treinta, el debate había ya trascendido sus fronteras originales y comenzaba a instalarse enel ambiente anglosajón, y en ello, más que Scheler, había tenido que ver un discípulo más o menos directo de Dilthey, Karl Mannheim. Mannheim, a quien citamos a propósito de la palabra «intelligentsia», era -a diferencia de Scheler- un sociólogo y no un filósofo, y su ventaja en esta cuestión consistía, justamente, en eso. Menos abrumado por la cuestión ontológica y tratando de evitar los...
tracking img