Bioetica

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 23 (5525 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 18 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
INTRODUCCIÓN

"Poner a alguien en el mundo en condiciones favorables a su desarrollo humano es una de las más grandes obras del hombre: constituye la gloria del matrimonio"(Leclercq).

El mundo contemporáneo se ha visto desgarrado entre dos filosofías, una de las cuales es la expresión de la tradición de todos los siglos que la otra cree poder derribar bajo capa de progreso. Esta se presentacomo la filosofía de los nuevos tiempos; aquélla se halla basada en la naturaleza del hombre. Parte la segunda de una ilusión individualista y, prometiendo la felicidad, agota la fuente de la vida, arruina la educación y amenaza desmoronar a la civilización.

La investigación sociológica atestigua en todos los puntos y con una casi unanimidad que el género humano coincide en una tradiciónfamiliar, con frecuencia oscurecida pero raramente abandonada. Frente a la inteligencia humana, dotada del tremendo poder de equivocarse y de aplicar a las consecuencias del error la fuerza de una lógica hecha para conducir a la verdad, la naturaleza permanece inflexible, tanto como los principios, y ella es quien debe decir la última palabra. Pero el hombre raras veces persevera contra la naturalezahasta el fin; en última instancia, un sobresalto del ímpetu vital le reduce al buen sentido, y lo mismo ocurre a los pueblos. El último cuarto del siglo XX presencia la batalla de la familia. El mantenimiento y la continuación de nuestra civilización dependerán de dicha batalla.

Ninguna doctrina como la de la familia demuestra mejor hasta qué punto las cuestiones de principio constituyen unafuente de vida. La doctrina no es pura especulación; su último objetivo no es deleitar al espíritu; la doctrina desemboca en la vida, dirige la vida y salva la vida.

ANALISIS DE LA CONSECUENCIA DE LA IMPLEMENTACION: Nadie duda que este fenómeno es uno de los que más inquietan a nuestro tiempo. El aborto provocado, el clandestino, se están difundiendo cada vez más; pero lo que preocupa todavía máses la mentalidad abortista que se difunde por doquier y que trata de justificarse con base en la salud de la madre, los derechos de la mujer, el pronóstico desfavorable para el niño que va a nacer, o también las situaciones familiares y las condiciones económicas que pueden parecer casi humanamente invencibles.
Desgraciadamente nuestra cultura tiende a exaltar la libre decisión del hombre comovalor absoluto y autónomo; a poner en el bienestar económico y en el placer el ideal de la propia existencia, procurándolo incluso con el sacrificio de la vida ajena, a proyectar y construir la propia historia negando el valor absoluto e intocable de la vida humana.

Una legalización del aborto que signifique un reconocimiento por parte del Estado de un derecho a practicarlo, aún cuando sea sólo encasos determinados y en ciertas condiciones, es contraria a la recta razón la cual exige también del Estado la obligación de garantizar el respeto absoluto de toda vida humana inocente, especialmente cuando ésta es indefensa. El Estado garantiza los derechos humanos: así como no los crea, así tampoco puede destruirlos. Su tarea precisa es reconocerlos, tutelarlos y promoverlos para el bien detodos.

Evidentemente para el jurista que debe estar atento a todos los llamados del derecho es este punto del texto en el que se diserta sobre el matrimonio, fuente y garantía de la vida misma, el lugar apropiado para poner en guardia a las generaciones de juristas que van formándose en nuestro derredor, en contra de abusos legislativos que surgen por doquier, patrocinados por el ansia irreflexivade placer egoísta que trata de inundar a toda la humanidad, desvinculando en forma indebida los aspectos gozosos y agradables de la existencia de las graves responsabilidades que indefectiblemente traen consigo.

Es el artículo 14 constitucional diáfanamente claro al respecto del aborto. Expresa su párrafo segundo: "Nadie podrá ser privado de la vida, de la libertad o de sus propiedades,...
tracking img