César vallejo, entre la angustia y la esperanza

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3153 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
César Vallejo entre la angustia y la esperanza
Américo Ferrari

En Obra poética completa de Cesar Vallejo. (1983) Madrid: Alianza Tres

César Vallejo irrumpe en la escena de la poesía hispanoamericana a principios de los años veinte, es decir, que su obra es contemporánea de la de Vicente Huidobro en América, y, con pocos años de diferencia, de la de los poetas del 27 en España. Es la épocade las llamadas vanguardias y de la poesía “experimental” que, en el modo hispánico constituye, como lo ha enunciado Emir Rodríguez Monegal, “una puesta al día de los ismos europeos y una liquidación apasionada del modernismo”, o, más bien, de los tópicos y clisés en que había degenerado el modernismo desde mucho antes incluso de la muerte de Darío, en 1916. Los ismos vanguardistas, sin embargo,resultarán pronto tan escolásticos y fosilizados como el mal modernismo decadente. A fuerza de calcar novedosos modelos foráneos y de aplicar ideas importadas sobre la experimentación poética, la poesía hispanoamericana se anemiza, o mejor dicho, sigue tan anémica como cuando calcaba los diseños neoclasicistas, románticos o parnasianos. Rubén Darío, rompiendo con el calco servil de las escuelas,insuflando en espíritu de libertad creadora en la fatigada literatura hispánica finisecular, había representado la gran revolución poética en su época, la que revivificó por un largo período la creación literaria en lengua española. En la encrucijada de los años veinte – treinta, y entre la estridencia y los manifiestos de las vanguardias, es quizás vallejo quien encarna de la manera más cabal lalibertad del lenguaje poético: sin recetas, sin ideas preconcebidas sobre lo que debe ser la poesía, el poeta peruano bucea entre la angustia y la esperanza en busca de su lenguaje, y el fruto de esa búsqueda es un lenguaje nuevo, un acento inaudito.
Este acento se puede hallar ya en el primer libro del poeta, Los heraldos negros, publicado en 1919. Solo que en este libro hay dos libros, dosformas de poesía, dos tonos o acentos diferentes, y hasta opuestos. Uno es el acento original de Vallejo, abrupto, interrogante, caviloso, hermético, y que se resiste a todo intento de clasificación, irreductible como es a cualquiera de las maneras literarias entonces en boga; pero, coexistiendo con él, domina en varios poemas todavía un estilo modernista bastante trasnochado en el que es patente lainfluencia de Darío y, sobre todo, de Herrera y Reissig, o motivos y marchamos del simbolismo francés recogidos en traducciones españolas de Albert Samain y Maeterlinck. Visiblemente, en su primer libro Vallejo está buscando, con cierta incómoda perplejidad, su propia expresión, pero la persistencia tardía del simbolismo y el modernismo en estos poemas indica ya que el poeta, al emprender su obra,no parte de premisas anteriores o exteriores a la práctica misma de la poesía, no se propone reemplazar el modelo de la escritura modernista por ningún otro modelo que no surja directamente de su intuición: simbolistas y modernistas era, seguramente, por los años en que fueron compuestos Los heraldos negros, las principales lecturas de Vallejo. Naturalmente parte de esa escritura que loimpregnaba, y naturalmente elabora otra, que se desarrolla no a partir de la aplicación de las nuevas normas o modelos de las vanguardias, sino de su propia y secreta intuición. Vallejo no reviste los ropajes abigarrados del modernismo sino para arrojarlos con impaciencia, y él mismo, según testimonio de su amigo de juventud Juan Espejo Asturrizaga, tenía conciencia de que la estética modernista le eralejana: “Vallejo se dolía, y lo manifestó en más de una oportunidad, de haber incluido en su primer libro poemas que no pertenecían a su propia cosecha. Algunas de sus más festejadas composiciones las acusaba de estar realizadas con una técnica que no le pertenecía”. No obstante, nos parece necesario aclarar un punto que pudiera dar origen a confusiones: la admiración que profesa Vallejo por Darío...
tracking img