Capitulo 1: ¿bueno para pensar o bueno para comer?

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1920 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Rodríguez Ruíz Gloria Anaís Gpe.
Grupo 03

Lectura 6
CAPITULO 1: ¿Bueno para pensar o bueno para comer?
Desde una óptica científica, los seres humanos son omnívoros: criaturas que comen alimentos de origen animal y vegetal”. Como hacen otros animales de esta índole; por ejemplo cerdos, ratas y cucarachas, satisfacemos las necesidades de nuestra nutrición consumiendo una gran variedaddesustancias. Los grupos humanos dejan pasar algunos productos porque son biológicamente inadecuados para que nuestra especie los consuma. Por ejemplo, el
Intestino humano sencillamente no puede con grandes dosis de celulosa. Así, todos los grupos humanos desprecian las briznas de hierba, las hojas de los árboles y la madera (con excepción de brotes y cogollos. Como tallos de palma y de bambú). Elhecho de que algunas sociedades coman y aun encuentren deliciosos alimentos que otras sociedades, en otra parte del mundo, menos precian y aborrecen.
Si los hindúes de la India detestan la carne de vacuno, los judíos y los musulmanes aborrecen la de cerdo y los norteamericanos apenas pueden reprimir una arcada con sólo pensar en un estofado de perro, podemos estar seguros de que en la definición delo que es apto para consumo interviene algo más que la pura fisiología de la digestión.
En palabras de un antropólogo francés: “Al examinar el vasto ámbito de los simbolismos y
Representaciones culturales que intervienen en los hábitos alimentarios humanos, se ha de aceptar el
Hecho de que, en su mayor parte, son verdaderamente difíciles de atribuir a nada que no sea una coherencia Intrínsecaque es fundamentalmente arbitraria”.
La comida, por así decirlo, debe alimentar la mente colectiva antes de poder pasar a un estómago vacío. En la medida en que sea posible explicar las preferencias y aversiones dietéticas, la explicación “habrá de buscarse no en la índole de los productos alimenticios”, sino más bien en la “estructura de pensamientos subyacentes del pueblo de que se trate». Oexpresado de una forma más estridente: «La comida tiene poco que ver con la nutrición. Comemos lo que comemos no porque sea conveniente, ni porque sea bueno para nosotros, ni porque sea práctico, ni tampoco porque sepa bien».
Un punto importante que debe retenerse es que los costes y beneficios nutritivos y ecológicos no son siempre idénticos a los costes y beneficios monetarios, medidos en «dólaresy centavos». En economías de mercado como la de los Estados Unidos, bueno para comer puede significar bueno para vender, independientemente de las consecuencias nutritivas. La venta de sustitutos solubles de la leche materna es un ejemplo clásico en que la rentabilidad tiene prioridad sobre la nutrición y la ecología. En el Tercer Mundo la alimentación con biberón es desaconsejable porque, amenudo, la fórmula se mezcla con agua sucia. Además, la leche materna es preferible porque contiene sustancias que inmunizan a las criaturas contra muchas enfermedades corrientes.
Las preferencias y aversiones dietéticas surgen a partir de relaciones favorables de costes y beneficios prácticos; pero no afirmo que la relación favorable sea compartida de forma equitativa por todos los miembros de lasociedad. No es asunto fácil calcular los costes y beneficios que subyacen a las preferencias y evitaciones alimentarias. Se debe insertar cada producto alimenticio desconcertante en el marco de un sistema global de producción alimentaria, distinguir entre las consecuencias acorto y a largo plazo, y no olvidar que los alimentos no son sólo fuente de nutrición para la mayoría, sino también de riquezay poder para una minoría.
La idea de que los hábitos alimentarios son arbitrarios se ve reforzada por la existencia de preferencias y evitaciones desconcertantes que casi todo el mundo considera poco prácticas, irracionales, inútiles o nocivas.

Lectura 7
CAPITULO 2: Ansia de carne
En Polonia las gentes se desesperan cuando escasea algo que muchos expertos en nutrición consideran un lujo y...
tracking img