Deportes

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (756 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Materia: Introducción a IDGD

Historieta: Chefo y sus “chilaquilesburgers”

Alumno: Fernando Ruiz Esparza Olivas

Maestra: Silia Mellink

Chefo y sus “chilaquileburgers”

Eran las 4 de latarde, la hora de la comida en Londres. Las personas salían presurosas de sus trabajos para irse a comer a los restaurantes, tenían muchísima hambre.

De una de las ventanas de la cocina de unrestaurante, salían grandes nubes de vapor: en enormes cazuelas hervían papas, calabazas y zanahorias ooh!! y una que otra cebolla. Entre el vapor apenas se distinguía la figura de Chefo, el chef, a pesarde ser muy robusto, bueno, casi obeso.

Era un gran chef. Sabía cocinar platillos franceses, como deliciosos pastelillos y muchos más platillos internacionales... ah, pero también dominaba muy bienla cocina americana y la mexicana, es decir las hamburguesas y los chilaquiles. Al restaurante acudían personas de todo el mundo a comer sus platillos preferidos. Para Chefo cocinar no era unproblema. Pero ese día el verdadero problema era que sus ayudantes de cocina habían faltado. Ellos preparaban los ingredientes y Chefo ponía el toque final.

¡Era increíble! ¡Habían faltado todos! Nuncahabía ocurrido algo así. La cocina era un caos, se estaba volviendo loco, pues debía preparar los platillos él solo.
mmmm…¡Caramba, qué mala suerte! -murmuró.
Las órdenes se acumulaban sobre elmostrador. Chefo salió de la cocina a recogerlas, y preguntó a los meseros:
¿Alguno de ustedes me puede ayudar?
Amigo Chefo -contestó Juanito- en vez de pedir ayuda deberías darte prisa, para la mesauno unos chilaquiles. Desde hace 5 minutos la orden está sobre el mostrador y aún no los veo. Sí -intervino Luisa, de aspecto jovial y agradable-, a mí me faltan las hamburguesas de la dos.Chefo los miro y sonrió a Juanito y a Luisa, cosa que no había hecho desde que llego al restaurant, y agregó:
“En menos de lo que se imaginan tendré esas órdenes”. ¡No tardo!

Abrió las puertas y...
tracking img