Depresion desde psicoanalisis

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2776 palabras )
  • Descarga(s) : 34
  • Publicado : 2 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
La depresión desde una mirada psicoanalítica.

Importantes tendencias dentro de la psicología, han optado por descalificar frecuentemente el psicoanálisis, apoyados en un criterio positivista de la ciencia, como si este modo de procesar los eventos del mundo fuere la única manera de aproximarse cuerdamente a la realidad. También prolifera la tendencia a entender el compromiso social de lapsicología como exclusivamente radicado en investigar políticas de acción global en desmedro, a mi parecer, de la profundización sobre los determinantes de los individuos.

Es por esto que, al responder a la invitación a participar en esta jornada, he estipulado que se entenderá lo psicoanalítico como una práctica sustentada en una paradoja epistemológica: el psicoanálisis es una ciencia de loparticular, no proclive a aportar hallazgos epidemiológicos que, sin duda, requieren apoyarse legitimamente en los logros de la estadística, para generar programas de atención a la sociedad. Algunos psicoanalistas creemos que, si bien estos programas son indispensables, obtener de ellos modos de abordaje al paciente individual, resulta ineficiente. Desde este fundamento epistemológico del psicoanálisis,la depresión, que es tema de esta ponencia, se abordará, aquí, según aquello que aparece concretamente en el proceso terapéutico. Se entenderá así, cada sesión, como una situación acotada, en la que se supone que el paciente, al ser depresivo, mostrará a la mirada del psicoanalista, el modo como repite su fuerte inclinación a transformar un vínculo potencialmente profundo en una coexistencia deseres imaginados como distantes, aislados, sin proyecto común posible.

La depresión desde una mirada psicoanalítica

En una ponencia leída hace algunos años, metaforicé la condición del depresivo como si éste se estuviera constantemente mirando en un espejo negro. Esta formulación imaginaria implica tener presente un modo de concebir al Yo. Lacan enseñó que el yo aparece en lo que podríadenominarse la etapa del espejo, vivida por el niño sobre los 8 meses de edad. En esta época el infante se descubre como él, en el reflejo que le devuelve el espejo. Su júbilo ante esta experiencia es un observable. De aquí se deduce que la experiencia del yo es un imaginario que se construye según el modo como se visualiza a si mismo, fuera de sí, en el espejo. Vale decir “el Yo es otro”, como loestipulaba el poeta Rimbaud. Es necesaria esta imagen del espejo que ordena y organiza el esquema corporal del niño en su primer año de vida. Winnicott señala que esta función especular la otorga, en lo emocional, la mirada de la madre, como sostenimiento y no como vigilancia. Es así, con Winnicott, una experiencia que estructura funciones, pero sostenidas en una mirada que integra lo emocional.Antes de esa experiencia en el espejo, el niño experimentaba su cuerpo de manera fragmentaria y desintegrada. Quiero decir, entonces, que la imagen del Yo es básica para poder vivir en un contexto humano. La imagen de un si mismo como un Yo es la que permite situarse en el mundo y operar cotidianamente en una relación con los demás. Pero vale la pena subrayar que, criterios teóricos, desde estosel Yo es imaginario, no real, ni simbólico, aunque

estrechamente ligado a lo real y a lo simbólico. Porque eso permite definir el carácter centrado en si mismo del Yo como una instancia que centripeta la concepción del mundo. El mundo, en el fondo, es imaginado como se imagina al propio yo. Es una inevitable condición narcisística de la inserción en lo social.

Es necesariamentenarcisística. El narcisismo del yo que posibilita no ser arrasado por sus objetos. En este sentido en el trastorno depresivo hay un fracaso del narcisismo, entendido como la investidura del propio yo.

Desde Freud podría considerarse al depresivo en una cierta equivalencia con el lugar del enamorado. En ambos podría decirse, según la frase del creador del psicoanálisis que “la sombra del objeto cae sobre...
tracking img