Educacion como feómeno social

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1037 palabras )
  • Descarga(s) : 46
  • Publicado : 5 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA EDUCACION COMO FENOMENO SOCIAL ∗ Émile Durkheim

En el primero de estos artículos, nos hemos dirigido a establecer de manera general que el arte de la pedagogía tiene necesidad de recurrir a la sociología tanto como a la Psicología. En efecto, la educación es una cosa eminentemente social. Es social por su fin. Lejos está de que tenga por objeto realizar la naturaleza individual del hombreen general; ella varía de una sociedad a otra. Primero, en el momento en que las sociedades han conseguido un cierto grado de diferenciación, se la ve diferenciarse en sí misma siguiendo las clases, las profesiones. Ahora bien, esta especialización es dictada por necesidades sociales; pues la educación responde a la forma en la cual el trabajo social está dividido y organizado en cada momento de lahistoria. Es verdad que todas estas educaciones especiales no divergen más que a partir de cierto punto más allá del cual se confunden. Pero al mismo tiempo esta educación común es función del estado social; pues cada sociedad busca realizar en sus miembros, por la vía de la educación, un ideal que le es propio. Las mismas sociedades europeas más avanzadas no escapan a esta ley. Estamos sin dudaen lo correcto cuando decimos que deseamos hacer hombres de nuestros niños, y no solamente ciudadanos en el estrecho sentido de la palabra. Pero es que solo una cultura verdaderamente humana puede dar a los pueblos europeos los ciudadanos que requiere. En sociedades tan vastas como las nuestras, los individuos son tan diferentes los unos de los otros, que no hay, por así decir, nada de común entreellos, salvo su cualidad general de hombre. Todavía hay que agregar que cada nación se hace del hombre una concepción que le es, en parte, personal, dado que refleja sus necesidades, su mentalidad especial, su pasado histórico, etc. En resumen, la educación, lejos de tener simplemente por fin desarrollar al hombre tal como sale de las manos dc la naturaleza, tiene por objeto extraer de allí unhombre enteramente nuevo; crea un ser que no existe, salvo en el estado de germen indiscernible: el ser social. Ella es la que nos enseña a dominarnos, a constreñirnos; es también, siguiendo sus necesidades, la que decide la cantidad y naturaleza dc los conocimientos que debe recibir el niño, y lo mismo que es a través de ella que se conserva la ciencia adquirida por las generaciones anteriores, estambién la que la transmite a las nuevas generaciones. Es, pues, la que forma en nosotros todo lo que supera la esfera de las puras sensaciones: nuestra voluntad como nuestro entendimiento son moldeados a su imagen. La acción social se hace sentir hasta en la naturaleza de los medios empleados para atender este fin. Sin duda, estos medios varían según la noción que nos hagamos de la conciencia delos niños y, por consiguiente, de los hechos de la Psicología, sobre todo de la Psicología infantil. Ante todo, silos fines perseguidos por la educación son sociales, los medios deben tener necesariamente el mismo carácter. Y en efecto, las instituciones pedagógicas son a menudo una forma de verdaderas instituciones sociales. Por ejemplo,
Publicado originalmente en L’Année Sociologique, vol VII,1904, pp. 684-686. Contiene la reseña de dos ensayos: a) E. Durkheim, Pedagogía y sociología”, Revue de métaphysique et morale, enero de 1903 reproducido en E. Durkheim, Educación y sociología, Bogotá, Editora Babel, 1976], y b) Paul Barth, “l-listoria de la educación a la luz de la sociología”, Viertejiahrschift für’ wissenschaftliche Philosophie und Soziologie, 1903.


la disciplina escolartiene los mismos rasgos esenciales de la disciplina de la ciudad. Más aún, la naturaleza del fin determina la de los métodos. Tales procederes son proscritos o buscados porque están o no de acuerdo con la concepción que la sociedad se hace del ideal a alcanzar. Lo que ha suscitado el método pestalozziano, por ejemplo, es el sentimiento que tenía su autor de las aspiraciones morales de su...
tracking img