Educacion

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1145 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
La leyenda de la dama de blanco

Mademoiselle Delacroix había descendido en tantas ocasiones por aquel lóbrego pasadizo que conducía a los estancias secretas del castillo, que aunque una ráfaga inesperada de aire sofocase de improviso la llama de la palmatoria que portaba, sabría llegar a su destino en la más completa oscuridad.
Con cautela, pero decididamente, se adentraba cada vez más en lasentrañas arcaicas y enmohecidas que conformaban la red laberíntica de túneles y criptas. .
A su paso iban quedando rezagados antiguos nichos de parientes lejanos e ignotos, en total estado de abandono y carcomidos por la humedad y el olvido. Donde antes hubo grandes señores feudales de otras épocas envueltos para su eterno descanso en oro y seda como distinguida mortaja, ahora solo aflorabanrancios huesos y centenarias calaveras de cuencas vacías, que al ser iluminadas por la refulgente vela parecían cobrar vida para amonestar a Mademoiselle Delacroix con una severa advertencia. Pero más que el pavor podía en ella el deseo de encontrarse con su ser más amado: su pequeño y adorado hijo Gabriel.
Gabriel vivía sido vedado al mundo porque era el resultado del pecado. Así lo consideró laSanta Madre Iglesia y lo confinó en las cavernas, a muchos pies bajo tierra. Oculto él para ocultar la vergüenza y la infamia de otros.
Consecuencia de una violación que sufrió su madre en su juventud a manos de un santo varón, a la sazón capellán de la comarca y consejero espiritual del feudo, Gabriel, apenas con la sensación de haber nacido, fue retirado del pecho de Mademoiselle Delacroix por lafuerza de la espada y relegado al amargo jugo de una ama de cría. Habían resuelto por él perdonarle la vida, y sepultarlo para siempre a los ojos de los hombres.
El capellán , con la aquiescencia de los doctos hombre de fe y la humillación del marido, fue desterrado para siempre de aquellas tierras.
A Mademoiselle Delacroix, después del parto, la visitaron muchos galenos venidos de todas partesdel país y todos fueron unánimes en el dictamen. Había perdido el juicio. Era corriente verla caminar con la mirada perdida por las salas del castillo, acunando un ser diminuto e invisible. Ora reía si aquel menudo hueco de aire reía. Ora lloraba si aquello que trasladaba entre sus brazos, y que nadie alcanzaba a ver, lo hacía.
****

El guía turístico sonrió para sí, pues había logrado supropósito. Arracimados en torno a él se congregaban todos los visitantes del turno de tarde, solícitos, expectantes, cada vez más perplejos y horrorizados.
Manejando el relato con maestría, subiendo el tono cuando era menester, bajando el mismo hasta el susurro, evocando la inflexión de los antiguos cuentos de terror cuando el contexto lo requería, había conseguido suscitar el interés de todos lospresentes por la historia de Mademoiselle Delacroix.
Se acercaba el momento de mayor clímax. El desenlace de la historia. Sabía por experiencia que manipulando los ingredientes adecuados con destreza y un punto de melancolía, finalmente, todos aquellos turistas caerían rendidos a sus pies y a los de la triste y doliente dama francesa.
Para ello requirió la atención de todos y los condujo unosmetros más hacia el interior del, ahora anegado por la luz eléctrica, pasadizo del castillo. Comportándose como una reata de corderos asustados, se agruparon en el centro de una cripta no diferente a todas las demás que habían observado a lo largo de la visita, pero de seguro, la más alejada de todas ellas.
El guía con su delicada entonación y sus mañas de maestro de la palabra, los indujo de nuevo aun extático trance, retrocediendo en el tiempo once siglos.
Les relató con vagos detalles la muerte del marido en la cruzada albigense de 1209, al ser llamado por Simón de Monfort para que se mostrara cómo buen cristiano y rindiera vasallaje y pleitesía al rey de Francia. Y así de paso, purgó su pecado y su vergüenza ante la historia del mismo modo que siempre lo hacen los héroes legendarios....
tracking img