Educacion

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2850 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Enseñar Hoy
Una introducción a la educación en los tiempos de crisis
La escuela y la crisis de las ilusiones
Inés Dussel*

"No crean que no había lugar en este mundo para Ezequiel."
La frase que encabeza este texto fue tomada del homenaje que le hicieron en Plaza de Mayo sus compañeros a Ezequiel Demonty, un adolescente asesinado por la policía a mediados de septiembre de 2002. Ezequiel,un chico que cursaba en una escuela media muy comprometida con la formación de los jóvenes que viven en la zona sur de la Ciudad de Buenos Aires, fue torturado y tirado al río por un grupo de policías, una práctica que -estamos aprendiendo- es un operativo de rutina en las villas y barrios pobres de la ciudad y el conurbano. Que esto sucediera y suceda nos apena y nos acongoja. También nosacongoja que esto le sucediera a un chico que había podido participar de una experiencia educativa más interesante y promisoria que muchos otros, porque señala que lo que hacemos desde la escuela tiene un límite fuerte, doloroso y desgarrador. ¿A quién está dirigido el enunciado: "No crean que no había lugar en este mundo para Ezequiel"? ¿Quiénes son/somos los que creemos, no creemos o tenemos que creer?¿Son los chicos, somos los adultos? ¿Son los "progres" o los "reaccionarios"? ¿Son los habitantes de la villa, los políticos, los policías? Hay mucho que repensar de la ilusión y la creencia en estos tiempos desangelados. Y hay mucho que repensar de lo que venimos haciendo, de las deudas que se van acumulando, de las ilusiones que perdimos y de las que vale la pena seguir alentando.

Lospapeles quemados
Dice Martin Amis en su autobiografía: "En diversos estadios de la vida uno piensa que ha conseguido 'asir' razonablemente la realidad; luego, de súbito, ese conocimiento tan laboriosamente adquirido se revela de una inutilidad absoluta". Los argentinos estamos pasando por una de esas crisis de las que habla el escritor, uno de esos momentos en los que los esquemas interpretativos y deacción que teníamos se nos vienen abajo y sentimos que hay que empezar de nuevo, más pesados y menos esperanzados. Lo decía hace poco una maestra en un curso de la Escuela de Capacitación de la Ciudad de Buenos Aires: "Se nos quemaron todos los papeles". En los análisis de lo que estamos viviendo, la idea del incendio se suma a otras, igualmente traumáticas: el naufragio, el quiebre, el fracaso.En el caso del incendio, esta maestra no dejó en claro si se trata de un fuego purificador o de una devastación total. Podría decirse que de esa calificación depende, en gran parte, el que veamos la crisis como posibilidad de reconstrucción o como pura pérdida. Los papeles quemados pueden representar una nueva oportunidad para otros libretos (la famosa "oportunidad" que provee la crisis, fraserepetida hasta el hartazgo), pero pueden ser también la interrupción de una continuidad, de una transmisión que aseguraba un lugar, el que sea, para muchos. Por mi parte, tampoco tengo claro que esa opción esté disponible. Los maestros del conurbano repiten en estos días una frase impactante: "Dejemos el pesimismo para tiempos mejores". No estamos condenados al éxito, como casi cínicamente se nosdijo a principios de 2002, pero lo cierto es que estamos tan cerca del abismo que quedan pocas ganas de coquetear con él.
La imagen de una Argentina devastada es muy real y dolorosa como para regodearse en su permanencia. El problema que tenemos es que la otra opción, la del optimismo, por moderado que sea, no tiene muchas bases a la vista para sustentarse.

En el caso del incendio, esta maestrano dejó en claro si se trata de un fuego purificador o de una devastación total. Podría decirse que de esa calificación depende, en gran parte, el que veamos la crisis como posibilidad de reconstrucción o como pura pérdida. Los papeles quemados pueden representar una nueva oportunidad para otros libretos (la famosa "oportunidad" que provee la crisis, frase repetida hasta el hartazgo), pero...
tracking img