El amor..!

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 21 (5108 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Perder una apuesta con Sonia, la jefa de personal de la multinacional, puede llegar a tener efectos nefastos para la salud mental de uno. Eso lo sabía cuando aposté con ella hace dos semanas, aún así, tocándome el turno, decidí arriesgarme a perder.

Salgo hoy de su casa sin saber bien que había sucedido.

Tenía claro que no iba a ganar, de hecho era fácil saberlo, porque nadie sería capaz dedecirle al gerente de la empresa lo hijo de puta que era sin perder el puesto de trabajo de inmediato, y visto que en Navidad tenemos la paga doble esa tan merecida, pues que era de esperar perder al decantarme en la opción de lo posible.

Perkins era el seleccionado para decírselo, de hecho le tenía ganas al gerente por haberle humillado en varias ocasiones frente a los demás y, sobre todo,por haber aceptado en una de las apuestas con Sonia (que era lógico que ganara él y, visto lo visto, perdiera a la vez) que si programaba una cita con la que fuese su Novia por aquel entonces -Brujita le decían- con el gerente, este caería en la trampa de tener sexo con ella, basado en dicha osadía, en la confianza del enamorado, quien usó a la chica pensando que luego continuaría esta con el trato,es decir, obviar al tentado.

Es que es de tontos eso, sabiendo lo mujeriego y atractivo que es el gerente, jugarse con Sonia tal partida sin darse cuenta que iba a ganar, es decir perder, porque ganar a Sonia significaba no tener sexo con ella.

Dijo luego Perkins, que lo hizo porque se vio metido en el juego de las apuestas esas y que él le era fiel a su novia –perdón, ex novia ya. Luegosabría yo las razones de que Sonia apostase a la opción perdedora. Me lo dijo anteayer, cuando habiendo perdido mi apuesta con ella cumplía mi parte del trato sentado de copiloto en su coche, yendo hacia su casa, cual propiedad sexual que le pertenecía y debía callar cualquier desliz confesional.

Al parecer, porque de hecho me debo fiar de su palabra, y siendo lo arpía que aparenta ser, pues nose puede saber nunca, Sonia jugó sucio con Perkins. Con anterioridad había establecido con el gerente que se dejase engatusar. Brujita estaba bien, pero era una chica de baja calaña, vamos, sin mucho glamour, más bien hortera y de ahí que la apuesta de Sonia con Perkins sonase posible, vamos, que todos pensaban que el gerente se debía a unos principios de clase y nunca de la vida, por muy buena queestuviese la chica, llegaría a tirarse a una hortera.

Sucedió lo contrario, y al parecer la tal Brujita sin ropa debía tener bastante glamour, porque desde aquel entonces sigue siendo la putita del gerente, ahora ya vestida al caso –ya que el gerente le da generosas propinas en esos encuentros, se puede hablar de ella como de putita, que además no le molesta, incluso se ríe al pasar frente ala mesa de trabajo de Perkins cuando algún cínico la llama de esa manera, “Brujita Putita”. Una que entró con nombre y salió con apellido, y el bolsillo bien curtido de dineritos.

En que iba?, Sonia le ganó con trampas al someterse y prometer al gerente el pasarle copia de todos los videos domésticos que graba siempre que ella mantuviese sexo con penetración con algún ejemplar masculino, esdecir, nada de pasarle los videos de los encuentros lésbicos ni de actos onanistas o de jueguecitos sin que un pene entrara en ella.

Así que no me sentía yo muy cómodo en ese principio, ante esas confesiones, que posiblemente iba el gerente a verme tirar con Sonia, y si bien a ella no le importaba, pues a mí sí, es que uno tiene su dignidad, ¿o es falsa dignidad?

Pero no había ya vuelta atrás,todos en la oficina saltaron de alegría al ver que yo perdía, que el bueno de Perkins no fue capaz de llevarse consigo toda la mala leche que le fueron inyectando los colegas de planta incluido yo, que al entrar en el despacho del “amo” se encontró con su ex novia, Brujita Putita, como madre trajo al mundo, atada de manos a la espalda, la melena en una cola que sujetaba el puño masculino de su...
tracking img