El caballero de la armadura oxidada

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 15 (3591 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 17 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL CABALLERO DE LA ARMADURA OXIDADA...CAPITULO 5..... EL CASTILLO DEL CONOCIMIENTO... ***ROBERT FISHER***

5.- EL CASTILLO DEL CONOCIMIENTO
El caballero, Ardilla y Rebecca continuaron el viaje por el sendero de la verdad, en dirección al castillo del conocimiento. Se detuvieron tan solo dos veces ese día, una para comer y otra para que el caballero afeitara su escuálida barba y cortara sulargo cabello con el borde afilado del guantelete. Una vez hecho esto, el caballero tuvo mejor aspecto y se sintió mucho mejor, mas libre que antes. Sin el yelmo podía comer nueces sin la ayuda de Ardilla. Aunque había apreciado la técnica salvavidas, no consideraba que aquello fuera un modo de vida realmente elegante. Se podía alimentar también de frutas y raíces a las que se había acostumbrado.Nunca mas comería paloma ni ninguna otra ave o carne, pues se daba cuenta que hacerlo seria, literalmente, como comerse a sus amigos.
Justo antes de caer la noche, el trío continuo caminando penosamente por un monte y contemplo el castillo del conocimiento en la distancia. Era mayor que el castillo del silencio, y la puerta era de oro sólido. Era el castillo mas grande que el caballero hubiera vistojamas, incluso mayor que el que el caballero se había construido. el caballero contemplo la impresionante estructura y se pregunto quien lo habría diseñado.
En ese preciso momento, sus pensamientos fueron interrumpidos por la voz de Sam.
-El castillo del conocimiento fue diseñado por el propio universo: la fuente de todo conocimiento.
El caballero se sintió sorprendido y a la vez complacido devolver a oír la voz de Sam.
-Me alegro que hayas vuelto- dijo.
-En realidad, nunca me fui- replico Sam. -Recuerda que yo soy tu.
-Por favor, no quiero volver a escuchar eso. Que te parezco ahora que me he afeitado y me he cortado el pelo?
-Es la primera vez que sacas provecho de ser esquilado- replico Sam.
El caballero rió con la broma de Sam. Le gustaba su sentido del humor. Si el castillodel conocimiento se asemejaba al castillo del silencio, estaría feliz de tener a Sam por compañía.
El caballero, Rebecca y Ardilla cruzaron el puente levadizo por encima del foso y se detuvieron ante la dorada puerta. El caballero cogió la llave que colgaba de sus cuello e hizo girar la cerradura. Al abrir la puerta, le pregunto a Rebecca y a Ardilla si se irían como lo habían hecho en el castillodel silencio.
-No- replico Rebecca. -El silencio es para uno; el conocimiento es para todos.
El caballero se pregunto como era posible que se considerara a una paloma un blanco fácil.
Los tres atravesaron la puerta y penetraron en una oscuridad tan densa que el caballero no podía ver ni su propia mano. El caballero busco a tientas las acostumbradas antorchas que suelen estar en la entrada delos castillos, pero no había ninguna. Un castillo con puerta de oro y sin antorchas?
-Incluso los castillos de la zona barata tienen antorchas- refunfuño el caballero al tiempo que Ardilla lo llamaba.
El caballero tanteo el camino hasta donde se encontraba ella y vio que estaba señalando una inscripción que brillaba en la pared. Ponía:
"El conocimiento es la luz que iluminara vuestro camino""Preferiría una antorcha", penso el caballero, "quienquiera que sea el que gestiona este castillo, esta decidido a reducir las facturas de la luz"
Sam hablo:
-Significa que cuantas mas cosas sepas, mas luz habrá en el interior del castillo.
-Apuesto a que tienes razón, Sam!- exclamo el caballero. Y un rayo de luz se filtro en la habitación.
En ese preciso momento, Ardilla volvió a llamar alcaballero para que se reuniera con ella. Había encontrado otra brillante inscripción grabada en la pared:
Habéis confundido la necesidad con el amor?
Todavía perturbado, el caballero mascullo:
-Supongo que tengo que encontrar la respuesta para conseguir un poco mas de luz.
-Lo estas cogiendo rápidamente- replico Sam, a lo que el caballero respondió bufando:
-No tengo tiempo para jugar a...
tracking img