El cerebro del rey

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1545 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Este libro no es ese libro que cualquiera de nosotros buscaría como referencia en una biblioteca para aclarar ciertos aspectos sobre el sistema límbico, o para imbuirnos en cuanto a las ráfagas eléctricas que atraviesan el cerebro y que últimamente se han atribuido como “consciencia”. En este libro no podemos decir que vayamos a encontrarnos con un somero y extenso resumen de las principalesfunciones del cerebro, desde el tronco hasta la corteza frontal, dando paso por paso apuntes sobre cómo funciona aquello, o cómo responde a los estímulos esto otro. Los apuntes meramente técnicos nos los encontraremos al final, pero no esperemos encontrarnos un manual de neurociencia hasta las últimas veinte páginas.

Ya desde el principio el autor sorprende al lector hablando del universo. Por unmomento parecería que el que escribe es Carl Sagan o Brian Green intentando dar una dimensión amplia sobre todo lo que nos rodea. La información sobre cómo apareció el hombre sobre la Tierra y cuán fruto de la casualidad somos bebe directamente de astrónomos y físicos. No es sorpresa que en la bibliografía del primer capítulo figure la ópera prima de Carl Sagan, Cosmos. Sin salirse del primercapítulo, el segundo más extenso de los siete que ocupa el libro, el autor termina con la clase de Astronomía y comienza a darnos una magistral clase de Biología. “Bien, los meteoritos bombardearon la tierra, por algo que no sabemos muy bien surgió la vida (me refiero al puro origen, no al proceso), y hace 65 millones de años una gran bola de fuego se estrelló contra el planeta propiciando la caída delos dinosaurios y lo que conllevó: que los mamíferos prosperaran. Aquí es donde empezamos a hablar del hombre”. Y de una manera muy amena y citando de vez en cuando autores clásicos como Julio César o Demócrito recorre las diferentes teorías de la evolución, tomando prestado el 80% de Darwin y el resto de eminentes biólogos como Dawkins. El hombre, quiero insistir, es fruto de una casualidad muyremota… una probabilidad que ni siquiera podríamos medir porque es ridícula. Sin embargo, aquí estamos. Somos el medio para que nuestros genes prosperen, se reproduzcan, se multipliquen y sigan existiendo durante eones. Como dijo Dawkins, “La vida no obedece a ningún diseño previo u organización, ni por supuesto a propósito alguno”. Si tomamos a “diseñador” por un Dios, está claro que la teoría dela evolución propuesta difiere mucho del pensamiento que se basa en que todo está diseñado… en que existe un Dios creador y arquitecto. Con numerosas citas entre líneas se puede observar que el autor está lejos de creer que exista un “creador”.

Una vez explicado por qué surgió el hombre y por qué hemos llegado a ser la especie con más inteligencia de las que conocemos, viene el capítulo másextenso, quizá porque es el más importante: la sexualidad. Los genes que llevamos en nuestro interior nos han diseñado expresamente para reproducirnos. En este capítulo se analiza de forma muy didáctica las diferencias sexuales entre hombre y mujer, no sólo cerebrales, sino también en la conducta, en el cuidado de los hijos y en la problemática de emparejamiento en la actualidad, actualizada a cómosomos los humanos de diferentes y de parecidos con el resto de animales.

Dejamos atrás en el capítulo tres la sexualidad para centrarnos en un tema controvertido, como es la existencia o no del alma, lo que es la consciencia (muy en boga ahora mismo en investigación) y la memoria. El autor despeja la incógnita sobre la consciencia en menos de media página y atribuye una igualdad algo retorcida:alma = consciencia. Supongo que así evitará futuros problemas hiriendo sensibilidades. Repasa de manera superficial lo que los antiguos consideraban lo que era el alma, y se centra en explicar la consciencia dando por supuesto que el alma es lo mismo, sin dar importancia al hecho de que muchas religiones identifican alma con “cuerpo espiritual”, lo cual no tiene nada que ver con la consciencia....
tracking img