El principe

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1483 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El príncipe
Nicolás Maquiavelo
Capitulo25
CAPÍTULO XXV
DOMINIO QUE EJERCE LA FORTUNA EN LAS COSAS HUMANAS, Y CÓMO RESISTIRLA CUANDO ES ADVERSA

Dice el autor sobre que el gobierno se trata de solo fortuna para el hombre manejada principalmente por una providencia, de tal modo que al hombre se le vuelve una cierta conformidad, de tal grado de no hacer nada o fatigarse por el hecho de queen las ocasiones temerosas, y que vale más dejarse llevar entonces por los caprichos de la suerte Esta opinión goza de cierto crédito en la época a causa de las grandes mudanzas que, fuera de toda conjetura humana, se vieron y se ven cada día. Aun así se inclina por la mejor opinión Sin embargo, como nuestro libre albedrío no queda completamente anonadado, estimo que la fortuna es árbitro de lamitad de nuestras acciones, pero también que nos deja gobernar la otra mitad, o, a lo menos, una buena parte de ellas. La fortuna la cataloga como un rio que lleva llanuras cuando anda embravecido así como hecha arboles y edificios todos ceden a su furia, sin poder resistirle. Y, no obstante, por muy formidable que su pujanza sea, los hombres, cuando el tiempo está en calma, pueden tomar precaucionescontra semejante río construyendo diques y esclusas, para que al crecer de nuevo se vea forzado a correr por un canal, o por lo menos, para que no resulte su fogosidad tan anárquica y tan dañosa.
Ahora bien: si pensamos en Italia, lo mencionan como teatro de parecidas revoluciones y el receptáculo que les da impulso, vemos que es una campiña sin diques y sin esclusas de ninguna clase. Sihubiera estado preservada por virtudes militares y cívicas.
Ya hablando mas sobre el tema del príncipe dicho aquel que prosperaba y que hoy en día se encuentra caído que ni por eso cambia su forma de ser como de carácter extensión al insinuar que el príncipe que no se apoya más que en la fortuna cae según que ella varia. Se ve también que, de dos hombres moderados, uno logra su fin, otro no; y que doshombres, uno ecuánime, otro aturdido, logran igual acierto con dos expedientes distintos, pero análogos a la diversidad de sus respectivos genios. Que de lo cual no proviene más que de la calidad de las circunstancias y de los tiempos. De esto depende asimismo la de su felicidad, porque si para el que se conduce con ponderación y con calma las circunstancias y los tiempos se tornan de arte que sugobierno sea bueno, prospera, mientras que si cambia sobreviene su ruina, por no haber mudado de modo de obrar Pero no hay hombre alguno, por muy dotado de prudencia que esté, que sepa concordar bien sus procederes con las circunstancias y con los tiempos Cuando ha llegado para el hombre de temperamento fríamente tardo la ocasión de obrar con calurosa celeridad, no sabe hacerlo y provoca su propiaruina. Todo eso llevando principalmente se pudiese cambiar la circunstancias con la naturaleza no se le mostraría tan dudosa la fortuna sin problema alguno.
El papa Julio II procedió con verdadero arrebato en todas sus acciones, que logró acertar siempre. Considérese la primera empresa que dirigió contra Bolonia, en vida todavía de Bentivoglio. Julio II, con valerosa rapidez, se puso él mismo ala cabeza de la expedición Semejante paso dejó suspensos e inmóviles a los venecianos y a los monarcas de Francia y de España, a los primeros por miedo y a los segundos por su afán de recuperar el reino de Nápoles. . Pero consiguió atraer a su partido al monarca francés, que habiéndole visto en movimiento, y deseando que se le uniese para abatir a los venecianos juzgó que no podía negarle sustropas sin hacerle una ofensa formal. Así, Julio II, con su alarde impetuoso, llevó a cumplida cima una empresa que un Pontífice más prudente no hubiera sabido dirigir nunca. Si al partir de Roma hubiera gastado tiempo en madurar su determinación y en proveerse de lo preciso, como cualquier otro Papa hubiera hecho. La brevedad de su Pontificado no le dejó lugar para experimentar lo contrario, que...
tracking img