Ensayo "memorias de adriano"

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3071 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Memorias de Adriano
Reflexión sobre el amor, los deberes y los lamentos

“Esta mañana pensé por primera vez, que mi cuerpo, ese compañero fiel, ese amigo más seguro y mejor conocido que mi alma, no es más que un monstruo solapado que acabará por devorar a su amo…”, así es como comienza a entrar en comunión con su cuerpo Adriano, que después de haber dado tanto uso – háblese bueno o malo – aeste, más que a su propia alma, da inicio a una serie de reflexiones de sus buenos, malos y no tan buenos actos que realizó durante toda su vida, de lo que el mas gozaba y de lo que, tal vez, deseo o le impidió ser quien pudo haber sido. Esto lo escribe en la carta que hace para Marco; en donde le explica que después de haber ido con Hermógenes, su médico, quien intenta distraer al protagonista desu futura e inevitable muerte.
Es normal que un hombre en su lecho de muerte se ponga a reflexionar sobre cómo vivió, sobre los aspectos de su vida que han quedado incompletos y de todos los pequeños detalles que lo marcaron para siempre, como lo escribe en estos renglones “cada momento contaba ahora, más yo había tenido tiempo de reflexionar a la cabecera del enfermo y mis planes estabantrazados”, sin embargo, aquí sólo me enfocaré en sus batallas internas, en sus dilemas y pensamientos –finalmente son estos los que se llevan a la tumba y los que nos marcan de por vida- , cabe señalar que esto se debe a que en aquella época - y no es que en la actualidad no lo haya – lo primordial eran las batallas ganadas, los grandes banquetes, los excesos, los placeres, lo que dejaba a un lado lossentimientos, el placer de poder amar y ser amado, el descansar y el poder entregarse – tan solo por una vez – a cosas menos vagas y con mayor profundidad. Implicar a los sentimientos y a todas las emociones que se veía obligados a olvidar para poder luchar con tanta frialdad con la que lo hacían.
Adriano tenía tanto el eros, que es el impulso que nos invita al placer, al amor, al disfrute de lavida por sí misma y a la pervivencia, como al thanatos, que es el que nos obliga a reconocer la realidad con seriedad y aceptar nuestra condición de seres finitos, y el poder asumir la mortalidad de todo lo que vive y la necesidad de establecer el orden y la disciplina que evite la dispersión del pensamiento y la conducta; a ambos instintos los tenía en perfecto equilibrio, pues aún cuando gozabade los placeres que la vida le iba presentando, también era un hombre disciplinado, lo cual le permitió ser el magnífico emperador que fue. Quizá no se entrego totalmente al amor y a otras pasiones, pero se entrego por completo a su pueblo.
Al único ser al que se pudo dar en su mayoría fue al joven Antínoo, quien estuvo siempre a sus órdenes, “quien me siguió en la vida como un animal” , asíse refiere Adriano a este niño que lo acompaño en sus viajes, y tuvo con él, como lo dice “…algunos años maravillosos” aquí, una vez más, se puede demostrar que tan grande era el corazón de este emperador, que aún cuando el muchacho era poco instruido, ignorante y crédulo, lo acogió y se habituó a la manías de aquel joven con el que conoció algo mas allá de lo que él sabía que existía o se habíapermitido sentir. Ya que la forma en la que se expresa de él, la manera en como lo describe meticulosamente; con el único fin de hablar sobre su rostro griego, es sorprendente – sin querer mezclar mis emociones con mis pensamientos, puedo decir que la forma en que cuenta sobre Antínoo, es tierna al igual que conmovedora, se deja ablandar y dice las cosas de tal manera que sensibilizan y queincluso, llegan a dar esa sensación de tristeza que el pudo haber experimentado, ejemplo de esto lo plasma en el párrafo que dice: “una hora del sol lo hacía pasar del color del jazmín al de la miel…”, de esta forma se expresa de su pequeño amante; de su verdadero amor.
Por tal motivo, me permito decir que él fue la única persona que le permitió desarrollar con mayor vigor su eros, el cual se...
tracking img