Exposición sobre las acciones voluntarias en aristóteles síntesis y comentarios al libro iii de la ética nicomáquea

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 19 (4731 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 28 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Universidad de Concepción
Magíster en Filosofía moral
Seminario de Ética antigua
Alejandro Vázquez Zúñiga
hvazquez@udec.cl

1. De lo voluntario y lo involuntario
En los primeros tres apartados del tercer libro de la Ética Nicomáquea, Aristóteles hace una distinción entre lo voluntario (hêkon) y lo no involuntario (akôn), donde se pregunta en qué circunstancias una acción puede ser imputadacomo responsabilidad del que la realiza, y per negationem, cuáles acciones serán causa para exculpar a quien la realiza.

1.1 Aristóteles restringe el campo de lo no voluntario, explicando las acciones como un tipo de movimiento, dejando pues un campo estrecho a esta definición, pues si aceptamos el petitio principii, los actos no voluntarios quedarían en una parcela tan pequeña como “serelevados por el viento” pues son aquellos donde de él “no participa ni el agente ni el paciente” (1110a 1-4). Por este camino las acciones no voluntarias son poco plausibles en el campo de la ética, pues se resumirían a aquellas del tipo en que alguien mueva el volante mientras manejamos para “hacernos” atropellar a algún infortunado transeúnte, por lo que Aristóteles no se detendrá demasiado en ellas,y pasará a una escisión más profunda y compleja, la de aquellos casos donde la acción
“se hace por temor a grandes males o por alguna causa noble (por ejemplo, si un tirano que es dueño de los padres e hijos de alguien mandara a éste hacer algo vergonzoso, amenazándole con matarlos si no lo hacía, pero salvarlos si lo hacía) [o cuando] se arroja el cargamento al mar en las tempestades [pues],nadie sin más lo hace con agrado, sino que por su propia salvación y la de los demás lo hacen todos los sensatos”. (1110a 4-10).
La escisión es profunda y merece la investigación del estagirita, ya que como puede verse es aquí mucho más dudoso si el acto es voluntario o involuntario. Ahora vemos claro el problema que nuestro filósofo plantea: por un lado, parece claro que semejantescircunstancias nos invitan a negarnos a poner el epíteto de “malo” al desgraciado que obra en ellas, pero tampoco puede ser eximido de un juicio moral, pues alabaríamos al que, aún en dichas circunstancias se resiste a lo atroz, al que se ahorra esa deshonra. Es decir, que nuestro imaginario desdichado no está bajo ningún caso, en la misma circunstancia que aquél que es arrojado por violentas ráfagas deviento, cuyo movimiento sería no voluntario. Así, Aristóteles resuelve que la acción es mixta: las circunstancias no fueron elegidas por aquél pobre hombre, como tampoco por el que es elevado por los aires, pero a diferencia del segundo la forma de actuar ante la circunstancia supone, para el primero, caminos que son elegibles. Así, las acciones mixtas son en principio voluntarias, pero con una parte deinvoluntarias. En este sentido Aristóteles tiene claro que nadie sensato elegiría estar en dichas circunstancias, lo que hace que las acciones mixtas se parezcan a las involuntarias, pero que el noble y vil, el valiente y el cobarde, actuarán distinto ante ellas, lo que las hace, al tiempo, parecerse a las voluntarias.
Haber tomado este sendero planteará sin embargo nuevos problemas queobligarán a Aristóteles a precisar nuevos conceptos. En primer término, ¿qué clase de acciones serían las forzosas? El problema, planteado correctamente (me disculpo si mis limitaciones me lo impiden) no es menor: la causa del movimiento no puede ser considerada, en el sentido literal, como un criterio normativo para la distinción entre la alabaza y la censura, pues podríamos contar innumerables acciones“involuntarias” que no son dignas de éstas: como estornudar o rascarnos cuando nos da comezón. Es decir, probablemente el criterio no es el de las acciones sino el de los fines que alcanzan tales acciones. Así, el hombre que hace algo vergonzoso por salvar a su familia no debe ser juzgado en tanto a la acción de lo vergonzoso, que sería sólo un medio, como alabado por su acción de salvación, que...
tracking img