Impacto de la biodiversidad en mexico 1810-2010

Por desgracia, las actividades humanas no son compatibles con la vida salvaje y son las que más amenazan a la fauna y la flora. Los entornos se fragmentan y con ellos caen y se degradan losecosistemas. A la tala de árboles le sigue de inmediato un insidioso proceso de erosión y poco después ocurre una serie de modificaciones que reducen los bienes y los servicios ambientales, lo cual sumadopropicia la extinción de los animales residentes en la zona.

De un año a otro se derriban 600 mil ha de selvas, bosques y otros tipos de vegetación nativa en México equivalentes a la desaparición de uncampo de fútbol por minuto. La mayor parte de esta destrucción se justifica aduciendo fines económicos, como destinar tierras a cultivos o pastizales. Se puede afirmar que estos últimos son losenemigos declarados de los ecosistemas. También hay que agregar a la lista los incendios.

De esta manera, tanto la agricultura como la ganadería resultan particularmente destructivas. Adicionalmente,los lagos y los ríos están contaminando el entorno con sedimentos que arrastran con la fuerza de la lluvia y el viento.

A este frenesí de barbarie se añaden las actividades ilegales, como lacompraventa de animales silvestres y la cacería furtiva. La enorme demanda de aves exóticas con fines decorativos para residencias y hoteles ha disparado el comercio clandestino y las ha convertido enmercancías codiciadas, por lo que su futuro es incierto, con graves consecuencias para las poblaciones y los ecosistemas.

Es frecuente encontrar en los periódicos notas como la siguiente, que fue tomada alazar: “El día de hoy, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, PROFEPA, decomisó 19 ejemplares de fauna silvestre, algunos de ellos catalogados como ‘en peligro de extinción’, provenientesde Oaxaca, Yucatán, Chiapas y Campeche en mercados ambulantes de Atizapán y Nicolás Bravo, Estado de México”. Dé un vistazo al periódico y usted también encontrará notas semejantes casi todos los...