La crisis por la nacionalización de la banca

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 19 (4502 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 24 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Tragicomedia Mexicana 2 José Agustín Editorial Planeta Mexicana, Primera edición, México, 1992. Págs. 277-289

Nada de eso podía ser visto con la perspectiva adecuada a causa del desorden en las finanzas debido a las escalofriantes fugas de capital. El Gobierno vendía petróleo anticipado, recontrataba deudas de corto plazo y trataba de sacar dinero de donde fuese. Jesús Silva Herzog, secretariode Hacienda, hizo uno de los que serían innumerables viajes para conseguir créditos. Pero, en Estados Unidos se desarrollaba una campaña intensísima en contra del gobierno de México; la televisión y la prensa se mofaban de las elecciones y no hablaban más que de la corrupción y del peligro de una revolución peor que las de Centroamérica. A fines de julio, para colmo de males, el embajador JohnGavin apareció en un programa de la cadena CBS, trasmitido de costa a costa, en el que se criticó duramente a México. Y, para no variar, justo cuando el secretario de Hacienda acababa de declarar: "La crisis está superada", el 2 de agosto se elevaron los precios de las gasolinas, disel, electricidad y las tortillas. Los aumentos de precios desataron una compra desaforada de dólares, pues paraentonces a todo aquel que tenía un poco de dinero en los bancos le decían: "Compre dólares, compre dólares." Resultó que de febrero a junio se fugaba un promedio de 12 millones de dólares diarios; sólo en la semana santa se vendieron 200 mdd, por lo que el gobierno se veía obligado a adquirir divisas que se vendían casi al instante y que vaciaban las reservas. En el primer trimestre de 1982 las fugasfueron por 2,200 mdd, y en el mes de junio de 4,208 millones de dólares más. Tres días después de los aumentos de las gasolinas, además, se determinó una suerte de control de cambios a través de una doble paridad: un dólar "preferencial" o "controlado", con precio fijo de 65 pesos, para las deudas públicas e importaciones; y un dólar "libre", a 85 pesos, fijado por los bancos, para todos los demás.Por último, como castigo a los "malos mexicanos que no confiaban en el país", los mexdólares se pagarían al precio del dólar controlado. Todos los que tenían ahorros en mexdólares se pusieron furiosos y nada de esto resultó fácil de entender para mucha gente, pero sí que había una nueva devaluación y que los precios volvían a reetiquetarse.

1

Pero la verdadera bomba tuvo lugar el día 15 deagosto. Ya nadie quería prestarle a México. Ni siquiera renovando deudas a corto plazo fue posible obtener un centavo. El gobierno mexicano se quedó sin liquidez y, como tenía encima los pagos de la deuda externa, propuso a Estados Unidos una venta anticipada de petróleo para poder pagar los vencimientos inmediatos. De pronto, Jesús Silva Herzog (Hacienda), José Andrés de Oteiza (Sepa fin) y JulioRodolfo Moctezuma (Pemex), que se hallaban en Washington, recibieron la noticia de que Estados Unidos prestaría el dinero sólo si México reducía en 10 dólares el precio del petróleo. Los negociadores telefonearon a López Portillo para comunicarle la decisión de los estadunidenses, y el presidente, una vez que se repuso de la conmoción, decidió que allí moría Sansón con todos los filisteos y dioórdenes a sus secretarios de estado de que "dieran las gracias" y se regresaran a casa, porque, a la voz de debo – no – niego – pago –no - tengo, el lunes siguiente el país se declararía en suspensión de pagos. Los financieros estadunidenses se pusieron a temblar, pues varios bancos entrarían en una crisis severa si México suspendía sus abultados pagos (México debía dinero a los bancos ChaseManhattan, of America, Chemical, First National City, of Montreal, Canadian Import, Bankers Trust, European American, of Tokyo, of Japan, Mitsubishi y Mitsui), además del pésimo ejemplo que se daría a los países deudores del tercer mundo. Por supuesto, en el acto se acordó otorgar el préstamo de mil millones de dólares que se pedía, no sin antes imponer lo que López Portillo- llamaba "intereses y...
tracking img