La Evaluación De Los Aprendizajes Una Práctica

La evaluación de los aprendizajes una práctica
social y política:

“La evaluación es una parte intrínseca de la acción racional,
no un complemento o un añadido”
Santos Guerra (1995)

Para comenzar a desentrañar la enunciación que da nombre a este apartado, es necesario entender la práctica educativa como una construcción social y pensar la práctica evaluativa dentro de este proceso.Al respecto sostiene Stephen Kemmis (1990), que la práctica educativa es una práctica social, histórica y políticamente construida, que no puede comprendérsela como un mero hacer si no que es necesario entenderla interpretativa y críticamente.

La evaluación de los aprendizajes es parte constitutiva del proceso educativo; es una forma de práctica social que con el correr del tiempo havariado en acepciones y significados. Al ser parte de la práctica educativa es por lo tanto una práctica social, realizada por hombres y mujeres en la consecución de determinados intereses y aspiraciones; es política ya que implica un hacer valorativo donde las decisiones y las acciones que se toman tienen consecuencias en los otros. Es por ello que no puede considerarse como una acción técnica,donde no tienen lugar los sentidos y significados, es una práctica compleja que incluye aspectos subjetivos, por parte de los sujetos que evalúa, pero a la vez es interpretativamente comprendida por otros.

Es necesario, para este análisis, considerar la evaluación de los aprendizajes como una práctica, como un hacer fundado en juicios valorativos, a veces inconscientes, que determinan engran medida lo que son y deberían ser las personas con las que se interactúa.

Pensar la evaluación de los aprendizajes como una práctica social y política, aunque parezca un análisis obvio y simplificado, en realidad encierra dentro de sí una forma particular de entenderla. Al situarla como aquello que hacen las personas, porque son las únicas que pueden actuar sobre juicios valorativos yhacerlas prevalecer en el tiempo, le da el componente histórico esencial para pensarla como una práctica, al situarla en relación a las personas permite entenderla como una construcción susceptible de modificación ya que es en la interacción donde se producen las modificaciones, es mucho más sencillo modificar nuestras conductas cuando el otro se nos presenta como el sujeto que denuncia un accionarinjusto, modificamos cuando podemos ver en el otro la consecuencia de nuestras acciones.

Las prácticas educativas no son todas iguales, pero poseen un componente que las constituye a todas y es que las mismas se construyen en los planos social, histórico y político, no es un mero hacer es un hacer que responde a las demandas y necesidades de una época que le reclama a las institucioneseducativas un ideal de hombre y mujer.

Como toda práctica social, la práctica educativa y evaluativa, implican necesariamente un proceso vertical, donde un sujeto posee determinados conocimientos o saberes que otro sujeto desea poseer o en su defecto algunos grupos sociales deciden que debe desear o poseer. Esta situación encierra mecanismos de poder que implican acciones de imposición enla medida en que la circulación del poder se concentre en el docente con consecuencias graves e injustas cuando éste realice las prácticas evaluativas por costumbre, por tradición o por fe ciega.

“La evaluación… puede ser manejada para servir a los intereses del evaluador ya que éste puede llamar ‘evaluación’ a la operación que desee, puede evaluar aquello que le interese, en las formas yen los momentos que determine, con los instrumentos que considere oportunos y- desde luego-para utilizarla en los fines que su particular interpretación asegure.

El poder que dimana del proceso evaluador es tan grande que permite atribuir casualidades arbitrariamente, catalogar éticamente, justificar decisiones y calificar realidades…” [1]

Los ámbitos educativos tienen la...
tracking img