La literatura argentina bajo la última dictadura militar, 1976-1983

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 24 (5778 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
La literatura argentina bajo la última dictadura militar, 1976-1983

▪ Con la muerte de Juan Domingo Perón el 1 de julio de 1974, y por la forma en la que llevó el gobierno su esposa, María Estela Martínez de Perón (Isabel), tras asumir el mandato, el año 1976 se inició bajo el signo de la violencia política, la crisis institucional y el descalabro económico.
La economía había permanecidoestancada tras los cortos éxitos iniciales de la concertación peronista, y las perspectivas no eran para nada buenas.
Durante este año, se registraron muchas muertes originadas en la violencia política, las cuales eran provocadas en su mayoría por grupos paramilitares, o también llamados subversivos. Desde el punto de vista de los militares, se incluía dentro de esta categoría a los miembros de lasorganizaciones armadas, sus simpatizantes, colaboradores en cualquier grado, a las izquierdas radicales, fueran o no peronistas, a los militantes de los grupos de defensa de los derechos humanos[1] (a quienes consideraban como guerrilleros encubiertos) y básicamente a todo el que se opusiera a su proyecto. Consideraban que el “subversivo” era un sujeto “irrecuperable” para la sociedad, de maneraque sólo procedía a su exterminio, que se debía realizar de raíz para que no hubiera nuevos brotes. No pretendían neutralizarlos, ni siquiera derrotarlos, sino acabar con ellos.
Mientras tanto, el gobierno y el peronismo se debatían en grandes conflictos internos que les impedían reaccionar frente al sostenido avance militar. Isabel Perón ya había cambiado varias veces de ministro de Economía y degabinete sin dar con la fórmula para convencer a los jefes militares y los grandes empresarios de su destreza para desactivar las luchas que dividían al peronismo y llevar a cabo en sus filas y en el sindicalismo una completa limpieza de los “elementos subversivos infiltrados”.
Todos estos signos venían poniendo en tela de juicio el gobierno de Isabel Perón y la intervención militar era un finalanunciado. Finalmente, esta inevitable intervención se da en la madrugada del 24 de marzo de 1976 cuando los edificios de gobierno y el Congreso Nacional fueron ocupados por las Fuerzas Armadas. A través de los medios de difusión masiva se comunicó al país que una junta de comandantes de las tres armas, integradas por Jorge Rafael Videla (del ejercito), Emilio Eduardo Massera (de la marina) yOrlando Ramón Agosti (de la fuerza aérea), había decidido poner fin al agónico ejercicio de las autoridades civiles y asumía el poder político en nombre del autodenominado Proceso de Reorganización Nacional. Sus objetivos eran reestablecer el orden, reorganizar las instituciones y crear las condiciones para una “auténtica democracia”. Para llevar a cabo estos objetivos, el nuevo régimen profundiza losmecanismos represivos[2] puestos en marcha durante el último mandato, lanzando además en todo el país una campaña de acción psicológica basada en el terror y la autocensura.
A diferencia de anteriores dictaduras, el nuevo gobierno militariza casi todas las ramas de la organización pública e interviene radios, canales de televisión, sindicatos, y empresas estatales. Los cargos ministeriales,gobernaciones y embajadas se reparten entre oficiales de las tres armas.
Con el pasar de los días las fuerzas armadas nombran como presidente provisional a Jorge Rafael Videla. Esta designación descarta las ambiciones presidenciales del almirante Massera, quien a partir de entonces comienza a rivalizar políticamente con el nuevo presidente.
Con la asunción de Videla la represión aumenta: cientos demilitantes políticos, sindicalistas combativos, intelectuales, lideres estudiantiles y básicamente todos aquellos que se opusieran al proyecto de las fuerzas armadas, son secuestrados y enviados a los mas de 300 centros clandestinos de detención[3] que funcionaban en el país para llevar a cabo las modalidades de represión, detención, tortura y ejecuciones.
Como dijimos anteriormente, el régimen...
tracking img