La masculinidad toxica

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 16 (3951 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 17 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
RESUMEN DEL LIBRO "LA MASCULINIDAD TOXICA" DE SERGIO SINAY

CAPITULO 1
Como habitantes de la sociedad y de la cultura contemporánea, somos a menudo peces que desconocen la complejidad, la textura, la composición y los efectos de su propio medio. Estamos inmersos en paradigmas que no cuestionamos. Como peces que, desentendidos del agua no se preguntan por ella, corremos el riesgo de perecervictimas de sus toxinas y convencidos de que ellas son nuestro alimento. Hay un paradigma en particular que tiñe y contamina el ámbito de nuestros vínculos, de nuestras actividades, de nuestros pensamientos, de nuestras acciones, de nuestro lenguaje hasta hacerlo altamente peligroso. Un paradigma que se nos impone a veces con brutalidad y muchas mas veces engañosamente mimetizando en mensajes ypropuestas que se difunden a través de los medios de comunicación, las conversaciones, las conductas.
A veces creemos que le modelo de masculinidad toxica pertenece al pasado, ala época de nuestros padres.
La publicidad, el marketing, los medios no son hoy inocentes. Son inoculadores y portadores activos y constantes de muchos de los más nocivos mensajes, propuestas orientadoras e incitacionesideológicas que emponzoñan el agua en que nadamos.
Todos estos factores (guerras, violaciones, accidentes, conductas, deportivas, comportamientos sociales, actitudes sexuales, formas de interacción política, discursos públicos, apelaciones de mercadeo, modas televisivas) pueden ser estudiadas desde diferentes miradas y disciplinas: desde la economía, la política, la sociología, la psicología social, lasemiótica y más. De hecho lo son. Cada enfoque aporta información, ideas, hipótesis. Sin embargo, en mi opinión, hay un elemento que suele ser ignorado, o no registrado, cuando se abordan fenómenos tan decisivos de la vida contemporánea. No se sopesa, y a menudo da la impresión de que ni siquiera se sospecha, el peso significativo que tiene en todo esto el paradigma masculino primitivo ydepredador. Hasta tal punto sea incorporado como parte “natural” de nuestra manera de relacionarnos entre nosotros y depredador. Hasta tal punto se ha incorporado como parte “natural” de nuestra manera de relacionarnos.

Deben incluirse las denuncias de distintos foros feministas que, en definitiva, antes que apuntar a una trasformación de las relaciones humanas, a una integración fecunda de lasdiferencias entre varones y mujeres en una complementariedad que mejore la vida de todos, toman el perfil de una revancha. Muchas posturas feministas solo tienen diferencias de forma con el machismo: proponen un dogma basado en la supuesta superioridad de un accidente biológico sobre otro. Y elaboran desde allí su propio modelo de competencia, intolerancia, descalificación y resentimiento.
Este no esun problema de hombre contra mujeres. El paradigma de la masculinidad toxica afecta la humanidad en su conjunto. Nos impide enriquecernos con la diversidad, ser fementariedad. Es un paradigma que infecta al pensamiento en su conjunto, a las relaciones humanas en su totalidad que todos juntos, con vestido o con pantano, con pene o vagina, habitamos.
Si repetimos diez veces que los hombres hancambiado o están cambiando, empezaremos a ver hombres diferentes y vínculos deferentes entre ellos, entre ellos y sus hijos y sus mujeres, entre ellos y la naturaleza. Veremos nuevas formas de la política, de la economía, de las relaciones sociales. Este pensamiento mágico que permite ver lo que se quiere ver más allá de que exista o no, parece impulsar a los voceros de la nueva joven masculinidad.Además de mágico, ese pensamiento es, en cierto modo, irresponsable. Supone que los cambios se hacen con desearlos, que no hay que comprometerse con ellos, que no hay tareas por realizar ni deberes por asumir.
En síntesis, ¿Por qué habrían de cambiar los jóvenes varones y las jóvenes mujeres sino cambian su entorno y sus referentes? ¿Puede, en fin, un pequeño pez tomar oxigeno puro de una pecera...
tracking img