Lalalala

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1121 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Yo ya no sabía qué hacer, nada me preocupaba, absolutamente nada ni nadie... Y fue cuándo lo vi. Un destello de luz me cegó y ahí estaba… inmóvil, ¿qué era? No lo sé, bueno, aún no lo sabía… me quedé atónita al verlo… era mi cuerpo que yacía inmóvil en el suelo, todo a mi alrededor estaba hecho un caos. Mi madre entró a la habitación, gritó aterrorizada al verme tirada en el suelo, quisegritar, pero al parecer no podía escucharme, la desesperación invadió mi ser, una sensación de angustia me abrazó… Mi mamá salió del cuarto, entró nuevamente con su celular en la mano, marcó un número, y cuándo ella empezó a pedir ayuda, yo me desvanecí, de pronto no sabía que estaba ocurriendo, me desmayé. Al despertar, nuevamente vi mi cuerpo que yacía inerte, esta vez en una cama.Empecé a darme cuenta de que tal vez, yo había muerto, vi mis manos, estaban terriblemente llenas de sangre, entonces estaba convencida de que había muerto. Inminentemente empecé a llorar, pues aunque le hubiesedeseado muchas veces, yo no quería en morir. Me partía el alma ver llorar a mi madre tan desconsolada, mi padre estaba destrozado, derrumbado, y, aquella persona, a la que alguna vez amé con todo mi corazón estaba incrédula a lo queescuchó venir de los labios de mi padre: “Ella está muerta”. Yo también quede paralizada, pero de miedo, ambos quedamos invadidos por un terrible dolor. Aprendí que no había cosa más terrible que el miedo, pues yo no sabía queiba a pasarme, quería regresar a mi cuerpo pero no podía. Aún con lágrimas en los ojos, me senté a una orilla de la cama donde estaba mi cuerpo preguntándome el porqué de esta situación. Salí al pasillo de mi habitación, o al menos en la que se encontrabami cuerpo. Caminé a la sal en la cual mi novio estaba sentado aún con ese escepticismo que se cargaba, me senté a su lado quería pasar un poco de tiempo con él. Tenía la mirada hacia el suelo, pero al alzarla, y con ello mi vista vi a una pequeña niña que me sonreía de una forma siniestra, me dio mucho miedo al ver así a la pequeña, ¿podía verme? Me acerqué y esta caminó hacia la salida el patiodel hospital. La perdí de vista, pero una vez más el miedo se apoderó de mi, pues los árboles de durazno y cerezo daban un ambiente macabro bajo la luz de la luna. Regresé a la sala, y volví a sentarme junto a mi novio. Después de un rato, lo seguí hasta la habitación ahora que sabía que jamás podría volver, me resigné y me asomé a la ventana. Pero grande fue mi sorpresa alver otra vez a esa niña, bajo los árboles de durazno, esta vez, la luz de la luna era de un color rojo, era algo demoniaco, pues era como ver a un demonio que te acecha a las puertas del infierno, esperando una oportunidad para llevarte a ahí. Era un miedo, un terror, no lo resistía, aquella niña seguía mirándome con insistencia, tal vez quería que yo saliera, pero creía que salir era peligroso,tenía miedo de que algo me pasara, pero estando muerta no sabía si algo pudiera pasarme. Pero aún así, no quería salir, cerré la cortina de la ventana y me di vuelta, me asusté al ver que ya no había nadie que acompañara mi cuerpo, estaba solo, y al igual que allá afuera el cuarto estaba iluminado por una luz roja, todo era tétrico y fúnebre, cada vez más yo sentía una inquietud muy perturbadora,...
tracking img