Las guerras

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 24 (5917 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Desde la óptica de Juan Crisóstomo Centurión, contemporáneo de López; en su libro "Memorias o reminiscencias históricas sobre la Guerra del Paraguay", testigo y protagonista de los acontecimientos de la época podemos concluir que este nunca pudo superar la acentuada ambivalencia que sentía hacia la figura del Mcal Francisco Solano López a quien vio como encarnación del sacrificio supremo que todapatria pide a sus hijos y también anoto con amargura rasgos despóticos, mezquinos y una idea exagerada de su propio rol como líder del estado. Su educación Europea le había permitido a Centurión armarse de una visión crítica de las cosas que lo empujo a estudiar a fondo las causas de la guerra y las circunstancias que rodearon las primeras decisiones bélicas del Gral. López. A estas Centurión lasencuentra francamente deplorables. López no estaba en condiciones de llevar adelante una guerra ofensiva. Los recursos humanos y logísticos de su atrasado país no lo permitirían. Y por si todo fuera poco, el sistemapersonalista y excesivamente centralizado del mando político-militar, no podía augurarle halagos al futuro guerrero paraguayo. La sucesión desconcertante de errores paraguayos en elprimer año de la contienda, en la que la falta de preparación militar del Brasil y la Argentina le permitió a López una cierta iniciativa, iba del campo diplomático al estrictamente militar con las expediciones a Uruguayana bajos jefes que en realidad tenían jerarquía y mandos subalternos de facto, configuraba la hora más negra de la conducción paraguaya de la guerra. De un zarpazo, en una operaciónsin sentido ni objetivo realizable, López pierde todo un ejército. Por su capacidad económica y demográfica suponiendo que en Uruguayana se venciese a los ejércitos argentino y brasileño, estos piases fácilmente podían armar y entrenar varios más. Un gobernante sin diplomáticos ni diplomacia, que apenas se manejaba con "agentes confidenciales personales" en lugar de diplomáticos residentesprofesionales, no podía abrigar la esperanza de comprender muy a fondo las realidades políticas del mundo exterior. Anteriormente, el Gral. López había cometido el error de mediar en el Pacto de San José de Flores, entre la Provincia de Buenos Aires y la Confederación de Provincias del Exterior. Con la ayuda de López la Argentina intenta unificarse bajo la hegemonía porteña. Si la guerra, como afirmanlos apologistas de López, era inevitable, ?que hacia el comandante de nuestro ejército en un rol protagónico unificando a su futuro enemigo?. Centurión, que tuvo activa participación en la campaña que ocupara el puerto de Corrientes por poco tiempo, se siente desolado al examinar los primeros pasos bélicos de López y prácticamente condena cada paso tomado por el Mcal. Incluyendo los severoscastigos en el terreno de la derrota. Centurión en él consigna todo lo que a su criterio era repudiable y reprensible en el comportamiento de Mariscal-Presidente y en el sistema que lo encumbro y mantuvo en el poder. A las penurias psicológicas pronto seguirían sufrimientos físicos, "el que por cualquier motivo no estaba más en la gracia y en el buen concepto del Mariscal, vivía aislado: todo el mundo lehuía, lo miraban de reojo y le despreciaba". Una muestra de compasión cualquiera hacia el ciado en desgracia era tomada por el Mariscal como causa con el reo y las declaraciones eran torrenciales, "El delator era tenido por el más leal y adicto ciudadano, y de consiguiente premiado con demostraciones de aprecio y consideración". El Mariscal López, cuyo egoísmo y desconfianza no tenían limites,observaba la más rigurosa reserva en todas sus determinaciones y cuando tenía el buen humor de hacerlas saber, no era nunca en busca de nuevas luces o de mejor parecer (puesto que él estaba en la firma creencia que ningún otro en el país era capaz de concebir mejores ideas que las suyas), sino más bien para tener la satisfacción de escuchar los elogios y lisonjas que le hacían los aduladores que...
tracking img