Ley 23

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 29 (7110 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
LEY 23 DE 1981  (18 de febrero) 

por lo cual se dictan Normas en Materia de Ética Médica 

DECRETA  TITULO I  DISPOSICIONES GENERALES  CAPÍTULO I  DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS  ARTÍCULO 1°. – La siguiente declaración de principios constituye el fundamento esencial para  el desarrollo de las normas sobre Ética Médica. 1°. – La medicina es una profesión que tiene como fin cuidar de la salud del hombre y  propender por la prevención de las enfermedades, el perfeccionamiento de la especie humana  y el mejoramiento de los patrones de vida d la colectividad, sin distingos de nacionalidad, ni de  orden económico­social, racial, político o religioso.  El respeto por la vida y los fueros d la persona humana constituyen su esencia espiritual. Por consiguiente, el ejercicio de la medicina tiene implicaciones humanísticas que le son  inherentes.  2°. – El hombre es unidad síquica y somática, sometido a variadas influencias eternas. El  método clínico puede explorarlo como tal, merced a sus propios recursos, a la aplicación del  método científico natural que le sirve de base, y a los elementos que las ciencias y la técnica  ponen a su disposición. En consecuencia, el método debe considerar y estudiar al paciente, como persona que es, n  relación su entorno, con el fin de diagnosticar la enfermedad y sus características individuales y  ambientales, y adoptar las medidas, curativas y de rehabilitación correspondientes. Si así,  procede a sabiendas podrá hacer contribuciones a la ciencia de la ciencia de la salud a través  de la práctica cotidiana de su profesión. 3°. – Tanto en la sencilla investigación científica antes señalada, como en la que lleve a cabo  con fines específicos y propósitos deliberados, por más compleja que ella sea, el médico se  ajustará a los principios metodológicos y éticos que salvaguardian los intereses de la ciencia y  los derechos de la persona, protegiéndola del sufrimiento y manteniendo incólume su  integridad. 4°. –La relación médico­paciente es elemento primordial en la práctica médica. Para que dicha  relación tenga pleno éxito, debe fundarse en un compromiso responsable, leal y auténtico, el  cual impone la más estricta reserva profesional.  5°. – Conforme con la tradición secular, el médico está obligado a trasmitir conocimientos al  tiempo que ejerce la profesión, con miras a preservar la salud de las personas y de la comunidad.  Cuando quiera que sea llamado a dirigir instituciones para la enseñanza de la medicina o a  regentar cátedras en las mismas, se someterá a las normas legales y reglamentarias sobre la  materia, así como a los dictados de la ciencia, a los principios pedagógicos y a la ética  profesional. 6°. – El médico es auxiliar de la justicia en los casos que señala la ley; ora como funcionario  público, ora como perito expresamente designado para ello. En una u otra condición, el médico  cumplirá se deber teniendo en cuente las altas miras de su profesión, la importancia de la tarea  que la sociedad le encomienda como experto y la búsqueda de la verdad y solo la verdad.  7°. – El médico tiene derecho a recibir remuneración por su trabajo, la cual constituye su medio normal de subsistencia. Es entendido que el trabajo o servicio del médico solo lo beneficiará a  él y a quien lo reciba. Nunca, a terceras personas que pretendan explotarlo comercial o  políticamente.  8°. – Cuando el médico emprenda acciones reivindicatorias en comunidad, por razones  salariales u otras, tales acciones no podrán poner en peligro la vida de los asociados. 9°. – El médico, por la función social que implica el ejercicio de su profesión, está obligado a  sujetar su conducta pública y privada a los más elevados preceptos de la moral universal.  10°. – Los principios éticos que rigen la conducta profesional de los médicos, no se diferencian  sustancialmente de los que regulan la de otros miembros de la sociedad. ...
tracking img