Leyenda

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (618 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
había una adolescente llamada Carolina que llegaba semanalmente a vender los frutos a un rancho que se llamaba insugentes.
Era muy desconfiada, fruto de una educación muy seria y estricta que no lepermitía hacer las cosas comunes que caracterizaban a las adolescentes de su misma edad.

Siempre llegaba con la cabeza gacha y, muy tímidamente, iba de negocio en negocio descargando su preciosacarga.

Siempre parecía apurada, menos cuando llegaba al negocio de Antonio, ahí, casi inconscientemente demoraba. Recorría el negocio, pedía precios o solamente charlaba un rato con su mamá, siempreante la mirada fija de él, que la ponía nerviosa e intranquila. Pero no podía evitar mirarlo, era más fuerte que ella, aunque ni siquiera lograba darse cuenta de por qué.

Pero el que sí se diocuenta fue Antonio, le resultó clarísima la actitud de esta mujercita inexperta, y mofándose de ello ante un grupo de amigos, hicieron una apuesta donde el trofeo a disputar era el amor y los favores deCarolina.

Primero se hizo el enamorado, luego el novio, pero la situación lo fue atrapando hasta que, sin siquiera darse cuenta, tenían una relación formal.

Ella lo amaba profundamente y él, antetanta entrega sucumbió, pero no por eso dejó de lado su vida llena de descontrol, de libertinaje y de gusto para con las demás mujeres.

Era un mujeriego empedernido y su gran necesidad siemprehabía sido correr de alcoba en alcoba. La adrenalina del peligro lo hacía sentirse vivo.

Y así continuaron las cosas hasta que un día decidieron casarse. Ella lo amaba más allá de su vida. Confiabaciegamente en él, en su amor, en su fidelidad, más que nada en su fidelidad, pues a ella, dueña de una vida de rectitud y de códigos, no podía ni siquiera imaginar que “su Antonio” pudiera serle infiel.Y se casaron.

Antonio siguió con su vida llena de descontroles, aunque cuidándose ahora para que su esposa no se enterara.

Pero un día, una amante despechada, le hizo saber a Carolina de...
tracking img