Libertad de prensa

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 40 (9826 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
DOCUMENTO

JOHN MILTON Y LA LIBERTAD DE PRENSA
Carlos E. Miranda

Introducción ohn Milton nació en Londres en 1608 y murió, completamente ciego, en 1674. Su vida transcurrió durante uno de los períodos más agitados de la historia de Inglaterra, y él no fue un mero espectador imparcial de los eventos políticos de su época, sino que apoyó activamente la causa del Parlamento contra Carlos I, yposteriormente a Cromwell, bajo cuyo gobierno llegó a ostentar cargos oficiales de importancia. Su preocupación por los asuntos públicos ha quedado reflejada en muchos de sus escritos en prosa, y aunque su mayor fama literaria se debe a su obra poética –especialmente al Paraíso Perdido–, también se ha reconocido la relevancia de sus ensayos políticos. Si bien es cierto que casi todos éstos tienenla forma de panfletos y no disimular sus propósitos prácticos inmediatos el conjunto de ellos expresa las convicciones profundamente libertarias de su autor. En efecto, Milton ha sido tradicionalmente considerado como un gran apóstol de la libertad de pensamiento y, junto a Locke, como uno de los más eminentes defensores de la libertad civil en la Inglaterra del siglo XVII. Hay quienes, sinembargo, han pretendido cuestionar estas apreciaciones acerca de Milton. Así, por ejemplo, Leonard W. Levy ha señalado
CARLOS E. MIRANDA. Licenciado en Filosofía y Magister en Estudios Internacionales, Universidad de Chile; M.A. en Ciencia Política, Georgetown University; Profesor de la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas de la Universidad de Chile. Estudios Públicos, 33 (verano 1989.)J

2

ESTUDIOS PÚBLICOS

que difícilmente puede sostenerse que Milton propugnara una completa libertad de expresión para todos. Según la interpretación de Levy, Milton sólo abogaba por su libertad y la de quienes pensaban y creían como él, pero no por una tolerancia general de todas las opiniones.1 El propio Locke insinúa una crítica similar a sus antecesores y contemporáneos en su Cartasobre la Tolerancia de 1689. Allí escribe que no cree que exista otra nación en la cual se haya hablado más acerca del tema de la tolerancia que en Inglaterra, y sin embargo, es precisamente en ese mismo lugar donde parece ser más necesario que se continúe diciendo y haciendo algo más acerca del mencionado tema. La razón para ello, según escribe Locke, es la siguiente:
“Nuestro gobierno no sólo hasido parcial en materias de religión, sino que incluso quienes más han sufrido por esta parcialidad, y más se han esforzado a través de sus escritos por justificar sus propios derechos y libertades, en su mayoría lo han hecho basándose en principios estrechos, apropiados sólo a los intereses de sus propias sectas.2

La crítica de Locke resulta aplicable a Milton, cuya apología de la libertad depensamiento en materias filosóficas, morales y políticas no alcanza al ámbito de lo religioso, en el cual Milton se encuentra rudamente intolerante, en especial en relación a los católicos –o “papistas”, como él despectivamente los llamaba– a quienes consideraba heréticos desde el punto de vista de la fe, y sediciosos desde el punto de vista político. La sedición, por cierto, se halla siempre másallá de los límites de lo que puede ser tolerado, aun en las concepciones más amplias de la libertad. Así, Locke coincide con Milton en reconocer el derecho del Estado a proscribir la sedición en cualquiera de sus formas, incluyendo la difusión de opiniones orientadas a promoverla. Es, pues, sólo en el plano de la religión donde se produce una diferencia entre ambos pensadores, y en el que Lockeda un paso más en beneficio de la causa de la libertad de pensamiento y de expresión. Lo dicho, sin embargo, no implica desconocer en modo alguno los significativos aportes de Milton a la promoción de la mencionada causa. Más aún, sería posible sostener que los argumentos que Milton esgrime en el Areopagítica en favor de la más irrestricta libertad de prensa podrían volverse contra su propio...
tracking img