Libro

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 395 (98647 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
ELAINE MORGAN

EVA AL DESNUDO

Título original: THE DESCENT OF WOMAN

Traducción de MARTA I. GUASTAVINO

Portada de GRACIA

© 1972 by Elaine Morgan © 1973 by Editorial Pomaire, S. A. Editado por PLAZA & JANES, S. A., Editores Virgen de Guadalupe, 21-33 Esplugas de Llobregat (Barcelona)

Printed in Spaín — Impreso en España ISBN: 84-01-46013-1 — Depósito Legal: B. 32.603-1975 (ISBN:84-286-0370-7. Publicado anteriormente por Editorial Pomaire, S. A.)

GRÁFICAS GUADA, S. A. — Virgen de Guadalupe, 33 Esplugas de Llobregat (Barcelona)

1.

EL MITO FABRICADO POR EL HOMBRE

De acuerdo con el Libro del Génesis, Dios primero creó al hombre. La mujer no sólo fue algo que se le ocurrió después, sino un artículo suntuario. Durante casi dos mil años se creyó que la SagradaEscritura justificaba su subordinación y explicaba su inferioridad, ya que ni siquiera como copia la mujer era demasiado buena. Había diferencias; ella no era uno de Sus esfuerzos más logrados. En una canción folklórica hay un verso que expresa: «Digo que mi burro es un caballo que se torció.» En la mayor parte de la bibliografía que se ocupa de las diferencias entre los sexos se desliza sutilmente elsupuesto implícito de que la mujer es un hombre que se torció; de que la mujer es una versión distorsionada del diseño original; de que ellos son la norma, y nosotras la excepción. Se podría haber esperado que cuando apareció Darwin y escribió un relato totalmente diferente de El origen del hombre, este supuesto hubiera sido arrancado de raíz, puesto que Darwin no creía que la mujer fuera una ideatardía: creía que su origen era por lo menos contemporáneo al del hombre. Eso debería haber conducido a algún esclarecimiento de la relación entre los sexos, pero no fue así. Casi en seguida los hombres se pusieron a la simpática y fascinante tarea de idear una serie totalmente nueva de razones que explicaran por qué la mujer era manifiestamente inferior y su posición irreversiblementesubordinada, y desde entonces están alegremente dedicados a ello. En vez de la teología usan la biología, la etología y la primatología, pero las usan para llegar a las mismas conclusiones. Ahora están en condiciones de discutir los problemas más complejos de la reforma económica no ya en función de la voluntad de Dios, sino en función de las pautas de comportamiento sexual del cíclido; de modo que si unamujer reclama igualdad de salarios o pretende un ascenso, nunca falta la autoridad de algún pensador masculino que pronuncie una homilía sobre las hormonas y señale que lo que secretamente se propone con eso, y lo que inevitablemente conseguirá, es la «castración psicológica» de los hombres que hay en su vida. Claro que eso puede parecer una buena muestra de chantaje emocional, como el de la mujerque lloriquea que si su hijito no hace las cosas como ella quiere, entonces a Mami le va a dar uno de esos ataques tan feos. En realidad no es sorprendente que la mayoría de las mujeres que procuran alcanzar en la sociedad un status nuevo y mejor, tiendan a apartarse de todo lo que sea biología y orígenes, en la esperanza de que podamos ignorar todo eso y concentrarnos en conseguir que en elfuturo las cosas sean diferentes. Me parece un error. La leyenda de la herencia selvática y de la evolución del hombre como carnívoro cazador ha echado en el espíritu del hombre raíces tan firmes como las del Génesis. Hasta es posible que crea que la igualdad de salarios puede tener efectos desastrosos sobre sus gónadas. Se ha edificado una hermosa construcción teórica, en cuya cima está él, sostenidapor un formidable despliegue de hechos científicamente autentificados. No podemos discutir los hechos, ni debemos intentar pasarlos por alto. Lo que pienso que podemos hacer es sugerir que la interpretación corrientemente aceptada de los hechos no es la única posible. Tengo considerable admiración por los científicos en general, y por los evolucionistas y los etólogos en particular, y aunque...
tracking img