Los jovenes estan tristes

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1524 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Los jóvenes están tristes

 
Al consultorio de los psicólogos cada vez llegan más profesionales perdidos en sus carreras que no saben qué hacer con su vida. La culpa podría ser de padres bien intencionados que confunden amor con sobreprotección.
 
Javier a sus 24 años, tiene todo lo que alguien de su edad desea, un diploma universitario y un cargo en una de las firmas más prestigiosas delpaís en donde tiene posibilidad de ir escalando hacia la cima. A pesar de esto, no es feliz. Quisiera botar el puesto e incluso cambiar de carrera. Juliana, de 25, está pasando por una crisis parecida. Se siente desorientada porque después de estudiar Economía y trabajar en un banco no se siente a gusto. A menudo le confiesa a su psicóloga que esa no es la vida que quiere. Y como ellos dos, muchosotros adultos jóvenes están llegando a la consulta de psicólogos y psiquiatras porque tienen dudas de su carrera, no están contentos y no saben qué hacer con su vida.
"Hay muchos jóvenes desubicados, sin un propósito, desmotivados y sin saber qué hacer" , dice la psicóloga Annie de Acevedo, quien ha advertido esa tendencia. Al ahondar en su vida, sin embargo, todo parece estar en orden. Tienen elapoyo emocional y económico de sus padres, son inteligentes y responsables, cuentan con una buena red de amigos, son apreciados en sus trabajos, en fin, el sol está de su lado. Pero por dentro se sienten mal y por eso están en terapia.

El fenómeno está lejos de ser exclusivo de los jóvenes de clase media y alta en Colombia. Recientemente, la psiquiatra Lori Gottlieb escribió un articulo para TheAtlantic en el que describe a pacientes recién graduados con este mismo perfil, bonitos, brillantes, queridos por su familia y sus amigos, pero con un gran vacío en el alma. "Jóvenes de 20 y 30 años con depresión y angustia, indecisos y con dificultades en su carrera", dice la experta. Después de analizar con detenimiento sus casos y observar que en ninguno había conflictos con sus padres, nitraumas en la niñez que pudieran causar esta insatisfacción, llegó a la teoría de que, quizás, esta situación se debía no a malos padres, sino todo lo contrario, a papás bien intencionados, demasiado pendientes y preocupados por sus hijos, que al querer protegerlos de las desdichas en la infancia "los privaron de la felicidad en la adultez", dice.

Al desmenuzar las diferentes formas desobreprotección, Gottlieb encontró que un factor nocivo de este modelo de crianza es establecer la felicidad de los hijos como meta última de la crianza, lo cual es un error porque implica ir pavimentando el camino para que no tengan tropiezos ni contratiempos.

La consecuencia es que cuando son adultos se vuelven 'un ocho' ante una dificultad y piensan que cualquier revés es el fin del mundo. Con ellacoincide Ximena Sanz de Santamaría, para quien la felicidad no puede ser un destino, sino algo que se conquista y se construye a diario. Una meta más realista, según ella, es prepararlos para enfrentar la vida, asumir responsabilidades y solucionar los problemas. "Pero ser papá hoy es tenerle miedo al sufrimiento de los hijos", señala la experta. Como dice Barry Schwartz, psicólogo del SwartmoreCollege, la felicidad como resultado de vivir la vida es algo positivo, pero como meta es una receta para el desastre. En ese modelo de mundo feliz, el padre olvida que las mayores oportunidades de aprendizaje están en las equivocaciones y errores. Privarlos de eso es impedir que desarrollen lo que los especialistas conocen como inmunidad psicológica, esa capacidad para resistir los altibajos propiosde la vida. "Nadie crece sin haber sufrido un poco", señala Annie de Acevedo.

De la mano de lo anterior está la obsesión por cultivar el amor propio a los hijos. El culto a la autoestima ha llevado a los padres a exageraciones como evitar cualquier connotación negativa acerca de ellos, aún en los casos en que ellos no hacen bien una tarea, por el miedo a que se traumaticen. "La que estamos...
tracking img