Niños de y en la calle

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1821 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Relatos de niños en la calle
San Pedro Sula,
Honduras
“Me dejaron comiendo en una caseta de ahí por la línea, dijeron que ya regresaban y no volvieron. No regresé a casa porque no me acordé cómo llegar”, relata Óscar con la mirada fija en el suelo. Esto sucedió hace ocho años, cuando apenas tenía siete. Es el último recuerdo que tiene de sus padres.
Desde entonces ha vagado por calles yavenidas de San Pedro Sula, Honduras subsistiendo con las limosnas y conviviendo con miradas de repulsión y malestar cada vez que se acerca a pedir lo que su familia le negó. Tampoco el Estado en que nació se ocupó de él. El joven, ahora de 15 años, entró y salió varias veces de los centros para menores que habían en la ciudad. Ahora están cerrados. Pero aunque las puertas estuvieran abiertas, Óscarprefiere la calle. “Allí me pegaban los más grandes, por eso me escapaba”, asegura. Como él, miles de niños vagan por la capital industrial. Nadie sabe cuántos son ni de dónde vienen; ninguna autoridad lleva un registro, mucho menos un proyecto que prometa sacarlos de las calles y asegurarles un futuro.
Entre carros
Son las ocho de la noche y como todos los días, llueva, truene o relampagueese ubica en el semáforo de la primera calle y segunda avenida del centro con la esperanza que los conductores que transitan por esa zona se detengan y le dejen un par de lempiras. Con sus pies descalzos, un pantalón azul y una camiseta verde curtidos, el niño dedica entre dos y hasta tres horas de la noche a la mendicidad.
Su jornada concluye entre diez y once de la noche. El peligro de la callepara él es lo de menos, su objetivo es conseguir qué comer.
Su experiencia entre los carros hace que parezca fácil campear el tráfico.
Mientras el semáforo permanece en verde se sube a la acera y espera el rojo para acercarse de nuevo. Tiene bien medido el tiempo que dura cada luz.
Ocho años mendigando
Acercarse a él no fue complicado, parece no tenerle miedo a los extraños pues son quienes lohan sostenido durante los ocho años que lleva viviendo en las calles de la ciudad.
“Vivo en la calle y duermo en las gasolineras, sólo busco algunos cartones para acomodarme”, expresó.
Óscar no recuerda mucho el tiempo que vivió con sus padres, lo que no ha podido olvidar es que un día lo dejaron abandonado en aquella glorieta de San Pedro Sula cuando apenas tenía siete años.
La historia deÓscar es similar a la de miles en esta ciudad. Ha sido víctima de un sinnúmero de maltratos en las calles. “Un día estaba dormido y unos policías municipales me agarraron, me golpearon y me llevaron al parque donde tienen las patrullas.
Ahí me pusieron a recoger toda la basura, a lavar un pila y me bañaron con una manguera y toda el agua me la echaban en la cara y no me dieron ni comida.
De loscentros me he escapado como siete veces porque los más grandes me pegan”, relata.
El tiempo corre, el reloj marcó las diez y el niño dejó la esquina para buscar dónde pasar la noche.
Sin opciones
Óscar es un caso más de los centenares que se ven en las calles de la capital industrial.
A casi todas horas del día y en diferentes puntos estratégicos hay menores que practican la mendicidad.
Algunosson utilizados por los adultos que les montan vigilancia para quitarles el dinero y que no escapen antes de cumplir su jornada.
En la actualidad los menores de la calle de entre 12 y 18 años no cuentan con un centro para poder refugiarse del peligro y del frío de lanoche.
El único centro del Ihnfa conocido como el ABC y que ahora se llama Génesis permanece cerrado desde octubre 2008.
Luego deuna serie de investigaciones y de la intervención de la Fiscalía de la Niñez se encontró que más de ochenta adolescentes eran atendidos en pésimas condiciones.
En marzo de este año el Juzgado Primero de Letras de la Niñez dictó sentencia definitiva en el caso del centro de atención de menores por encontrarse en condiciones deplorables, ordenando el cierre.
Nahún Aguilar, director de la...
tracking img