Opinion publica - lippman

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 34 (8359 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 25 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Walter Lippmann (1922)
La opinión pública
Buenos Aires, Compañía General Fabril Editora, 1964.

“–Imagínate a seres humanos que vivan en una cueva subterránea por cuya entrada se filtre la luz exterior; que estos seres hayan permanecido allí desde su infancia con sus piernas y cuellos encadenados de tal manera que no se puedan mover ni volver el rostro, mirando siempre hacia adelante.Imagínate que detrás de ellos brille, a cierta altura, el resplandor de una fogata, y que entre el fuego y los prisioneros cruce un camino escarpado. Figúrate a lo largo de este camino una tapia semejante a la pantalla que los titereros levantan entre ellos y sus espectadores para ocultarles los secretos de las maravillas que les enseñan.
–Lo veo.
–Imagínate, ahora, a hombres que pasenocultamente por detrás de la tapia transportando sobre ella vasijas que se proyectan en la pared interior de la cueva, así como también, figuras de hombres y animales realizados en madera y en piedra, y, como habría de esperarse, que algunos de estos hombres conversen y otros permanezcan en silencio.
–Este cuadro es singular y los prisioneros extraños.
–Tan extraños como nosotros. Ellos vensolamente sus propias sombras que la luz proyecta sobre la pared interior de la cueva.
–Eso es verdad. ¿Cómo atinarían a ver otra cosa que sus sombras si no les es permitido volver el rostro?
–¿Y no crees que de los objetos transportados sólo verían sus sombras?
–Ciertamente.
–Y si pudieran hablar entre ellos, ¿no convendrían mutuamente en dar a las sombras el nombre de las cosas mismasque representan?”

PLATÓN. “La República”, Libro VII.

1. El mundo exterior y nuestras imágenes mentales

1

Hay una isla en el medio del océano donde vivían, en 1914, algunos ingleses, franceses y alemanes. El telégrafo no llega a la isla y el paquebote británico pasa cada sesenta días. Todavía no había llegado en el mes de septiembre y los isleños aún comentaban el último periódicocon noticias del próximo juicio de la señora Caillaux, la asesina de Gastón Calmette. Así fue que un día, a mediados de septiembre, se reunió toda la colonia en el muelle, con más entusiasmo que el de costumbre, para oír de boca del capitán cuál había sido el veredicto. Se enteraron, en cambio, de que desde hacía más de seis semanas, los ingleses y franceses, defendiendo la inviolabilidad de lostratados, se hallaban en guerra con los alemanes. Durante aquellas seis extrañas semanas se habían comportado como amigos, cuando en realidad eran enemigos.
Sin embargo, el problema de estos hombres no era tan distinto del de la mayoría de los habitantes de Europa. Para ellos el error había durado seis semanas: en el continente, el intervalo fue quizá tan sólo de seis días, o de seis horas, perotambién hubo intervalo. Durante un momento, la imagen de Europa, según la cual los hombres manejaban como de costumbre sus asuntos, no correspondió para nada a la Europa que estaba por sembrar el desorden en sus vidas. Para cada hombre hubo un período durante el cual se encontró aún adaptado a un ambiente que ya no existía. Por todo el mundo, y hasta en fechas tan tardías como el 25 de julio, loshombres seguían fabricando mercaderías que ya no podrían exportar, compraban otras que les sería imposible importar, proyectaban estudios, consideraban negocios, vivían esperanzados y a la expectativa, siempre en la creencia de que el mundo que conocían era el mundo real. Confiando en la imagen mental que de él se hacían, hasta escribían libros para describirlo. Y luego, pasados más de cuatroaños, un jueves por la mañana, llegó la noticia del armisticio, y la gente pudo, por fin, manifestar un alivio inefable al saber que la matanza había acabado. No obstante, durante los cinco días que precedieron al armisticio efectivo, y a pesar de que se hubiese celebrado ya el fin de la guerra, murieron aun varios miles de jóvenes en los campos de batalla.
Mirando hacia atrás vemos cuán...
tracking img