Paradigmas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1025 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
El 30S y el mito épico de la vieja izquierda

Por Juan Cuvi
Montecristi Vive
26.9.11

El mito épico ha sido históricamente inmanente a la izquierda. Se trata de un vínculo de nacimiento: como doctrina política, la izquierda surge en un momento de profunda turbulencia mundial. Es la época en que se inician las revoluciones modernas, y en que se llevan al extremo las propuestas detransformación de la sociedad y del mundo. Aunque su denominación tiene una explicación espacial más bien anecdótica (el lugar donde se ubicaban los representantes del pueblo en la Asamblea Nacional de la Revolución Francesa), el sentido definió un parte-aguas ideológico que perdura hasta hoy. La identidad de la izquierda, entonces, se estructuró a partir de aquellos referentes que constituían el anverso delas ideas conservadoras y elitistas: cambio, movimiento, insurgencia, subversión, irreverencia, avance, modernización, etc.
Era inevitable que ese tipo de adhesiones ideológicas desembocara en una situación de confrontación y debilidad permanentes frente al poder constituido. Confrontación, porque las élites nunca han realizado concesiones voluntarias que afecten sus intereses; debilidad, porquehasta que no se altere el sistema de dominación la mayor fuerza siempre estará del lado de la autoridad.
La confrontación y la debilidad, juntas, configuraron una práctica política impregnada de valores con una enorme carga simbólica: sacrificio, renuncia, heroísmo. No de otra manera se podía responder en un escenario de lucha donde la violencia terminó convertida en norma; tampoco se podíaresponder de otra forma a un enemigo que se sostenía sobre referentes más pedestres: el dinero, el lujo, la comodidad, la soberbia. En la práctica, la historia de la izquierda se construyó sobre esta forma particular de dramatismo.
Y es también sobre este dramatismo –que en no pocas ocasiones ha alcanzado el paroxismo de la tragedia– que la izquierda ha erigido sus mayores glorias, sus principalesfiguras y sus episodios predilectos. Se recuerda más la toma del Palacio de Invierno que la larga lucha del Ejército Rojo contra las fuerzas contrarrevolucionarias; la Comuna de París más que la interminable construcción del movimiento obrero internacional; la muerte de Allende más que su fatigoso recorrido electoral previo; la toma del cuartel Moncada más que los 50 años de la Revolución Cubana;la muerte del Che más que su obsesión administrativa de los primeros años de revolución. En definitiva, el heroísmo tan propio de todo hecho de armas.
Pero la izquierda que siempre conocimos empezó a perder esta importante porción de su identidad con los estertores de la lucha armada. Cronológicamente, el triunfo de los sandinistas está más cerca del ingreso triunfal de Fidel a La Habana que denuestros días; la muerte del Che, Mayo del 68 y la muerte de Allende ocurrieron en escasos seis años, lo cual refleja la intensidad y el dramatismo de la confrontación política de aquellos años; en realidad, no es nada más que un instante para acontecimientos tan significativos.
En América Latina llevamos prácticamente dos décadas con el hacha de la guerra revolucionaria enterrada. De lo pocoque subsistió, ni la sevicia de Sendero Luminoso ni la inercia de las FARC sirven ya de referentes heroicos. Carecen por completo del romanticismo que entusiasmó a la izquierda. No obstante, el mito épico pervive en los espacios más conservadores y tradicionales de esa izquierda; pervive sobre todo como mecanismo para exorcizar al demonio de la inconsecuencia. Hay que inventar hechos heroicos querediman de viejas cobardías y disimulen el actual apoltronamiento.
Simbólicamente, a esto se reduce la ofensiva mediática promovida desde el gobierno para conmemorar el 30S. A eso y, obviamente, a la imperdonable intención de construir una verdad política inapelable.
Si algo se vuelve complicado en estos tiempos es la imitación de la cínica práctica autoritaria –sobre la cual el régimen...
tracking img