Propuesta

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 449 (112067 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
1

PREFACIO Así como los payasos aspiran a representar el papel de Hamlet, yo he deseado escribir un tratado sobre Dios. No obstante, este libro no es dicho tratado. Su extensión quizá pueda hacer pensar en que intenta serlo, pero el que lo tome así saldrá defraudado. Cuando más se trata de una sarta de cuentas: una serie de pequeños estudios sobre grandes temas, la mayor parte de los cualesaparecieron primeramente en el Evangelical Magazine. En su origen constituían mensajes independientes, pero se presentan reunidos ahora que parecen fusionarse en un solo mensaje acerca de Dios y de nuestra manera de vivir. Es su objetivo práctico el e explica tanto la selección como la omisión de tópicos y modo en que están tratados. En A Preface of Christian Theology (Prefacio a la teologíacristiana), Juan Mackay ilustró dos tipos de interés en cuestiones cristianas con personas sentadas en el balcón del alto de una casa española que observan el paso de la gente en la calle abajo. Los "balconeros" pueden oír lo que hablan los que pasan y pueden charlar con ellos; pueden comentar críticamente la forma en que caminan los que pasan; o pueden también cambiar ideas acerca de la calle, de laexistencia misma de la calle o a dónde conduce, lo que de verse a lo largo de la misma, y así por el estilo; pero son espectadores, y sus problemas son teóricos únicamente. Los que pasan, en cambio, enfrentan problemas que, aunque tienen su lado teórico, son esencialmente prácticos: problemas del tipo de "qué camino tomar" y "cómo hacer llegar", problemas que requieren no solamente comprensión sinotambién decisión y acción. Tanto los balconeros como los viajeros pueden pensar sobre los mismos asuntos, pero sus problemas difieren. Así, por ejemplo, en relación con el mal, el problema del balconero es encontrar una explicación teórica de cómo conciliar el mal con la soberanía y la bondad de Dios, mientras que el problema del viajero es cómo vencer el mal y hacer que redunde en beneficio. Demodo semejante, en relación con el pecado, el balconero se pregunta si la pecaminosidad de la raza y la perversidad individual son realmente conceptos aceptables, mientras que el viajero, que conoce el pecado desde dentro, se pregunta qué esperanza hay de liberación. O tomemos el problema de la Deidad: mientras el balconero se está preguntando cómo es posible que un Dios sea tres, qué clase deunidad pueden representar tres, y cómo tres que hacen uno pueden ser personas, el viajero quiere saber cómo hacer honor, y mostrar amor y confianza como corresponde, a las tres personas que están ahora mismo obrando juntas para sacarlo del pecado y llevarlo a la gloria. Y así podríamos seguir. Ahora bien, este es un libro para viajeros, y trata cuestiones de viajeros. La convicción que sustenta a estelibro es la de que la ignorancia de Dios -ignorancia tanto de sus caminos como de la práctica de la comunión con él- está a la raíz de buena parte de la debilidad de la iglesia en la actualidad. Dos tendencias desafortunadas parecen haber producido este estado de cosas. La primera tendencia es la de que la mentalidad del cristiano se ha conformado al espíritu moderno: el espíritu, vale decir, queconcibe grandes ideas sobre el hombre y sólo deja lugar para ideas pequeñas en cuantos Dios. La tendencia moderna para con Dios es la de mantenerlo a la distancia, sino a negarlo totalmente; y lo irónico está en que los cristianos modernos, preocupados por la conservación de prácticas religiosas en un mundo irreligioso, han permitido ellos mismos que Dios se haga remoto. Las

2

personas convisión clara, .al ver esto, se sienten tentadas a retirarse de las iglesias con una especie de disgusto, a fin de proseguir la búsqueda de Dios por su cuenta. Y no es posible culparlos del todo; porque la gente de iglesia que mira a Dios por el extremo opuesto del telescopio, por así decirlo, de tal modo que queda reducido al tamaño de un pigmeo, no pueden menos que terminar siendo ellos mismos...
tracking img