¿ Que es la historia?

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2071 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
I EL HISTORIADOR Y LOS HECHOS
Cuando los maestros se contradicen de modo tan flagrante, es lícito intentar averiguar que sucede. Acton es un exponente de la fe positiva, sir George refleja la perplejidad y el escepticismo conturbado de la generación “rebelde”- ¿Qué es la historia?, nuestra respuesta consciente o inconscientemente, refleja nuestra posición en el tiempo y forma parte de nuestrarespuesta a la pregunta, más amplia, de que idea hemos de formarnos de la sociedad en que vivimos.
El siglo XIX fue una gran época para los hechos. Tres generaciones de historiadores alemanes, británicos y franceses, se lanzaron al combate entonando la fórmula mágica. Los positivistas, ansiosos por consolidar su defensa de la historia como ciencia, contribuyeron con el peso de su influjo a esteculto de los hechos.
En Gran Bretaña esta visión de la historia encajo perfectamente con la tradición empírica, tendencia dominante de la filosofía británica de Lockea Bertrand Russell.
La historia consiste en un cuerpo de hechos verificados. Los hechos los encuentra el historiador en documentos, en las inscripciones, etc., lo mismo que los pescados sobre el mostrador de una pescadería. Elhistoriador los reúne, se los lleva a casa, donde los guisa y los sirve como a él más le apetece.
Pero no todos los datos acerca del pasado son históricos, ni son tratados como tales por el historiador ¿Qué criterio separa los hechos históricos de otros datos acerca del pasado?, Qué es un hecho histórico? Según el punto de vista del sentido común, existen hechos básicos que son los mismos para todos loshistoriadores y que constituyen por así decirlo, la espina dorsal de la historial. Sobre esta opinión surgen dos observaciones. La primera, que no son datos como este le interesan fundamentalmente al historiador.
La segunda observación es que la necesidad de fijar estos datos básicos no se apoya en ninguna cualidad de los hechos mismos, sino en una decisión que formula el historiador a priori.Solía decirse que los hechos hablan por sí solos. Es falso, por supuesto. Los hechos solo hablan cuando el historiador apela a ellos.
Nuestra imagen ha sufrido una selección y una determinación previas antes de llegar a nosotros, no tanto por accidente como por personas consciente o inconscientemente imbuida de una óptica suya peculiar y que pensaron que los datos que apoyaban tal punto de vista semerecían ser conservados.
Los que conocemos como hechos de la historia medieval han sido casi todos seleccionados para nosotros por generaciones de cronistas que por su profesión se ocupaban de la teoría y la práctica de la religión y que por lo tanto la consideraban como algo de suprema importancia y recogían cuanto a ella atañía y no gran cosa más.
Pero pasemos ahora a la carga, que seocupa de la época moderna y contemporánea. El fetichismo decimonónico de los hechos venia completado y justificado por un fetichismo de los documentos. Los documentos eran, el templo de los hechos el arca de la alianza. El historiador devoto llegaba ante ellos con la frente humillada y hablaba de ellos en tono reverente. Si los documentos lo dicen será verdad. Más, que nos dicen ¿Qué nos dicen a finde cuentas tales documentos? No hay documento que pueda decirnos acerca de un particular más de lo que opinaba de él su autor, lo que opinaba que había acontecido. Lo que en su opinión tenía que ocurrir u ocurriría, o acaso tan solo que quería que los demás creyesen que él pensaba o incluso solamente lo que el mismo creyó pensar.
Y si tuviéramos por ejemplo, los apuntes de Chicherin acerca dedichas conversaciones, nos quedaríamos sin embargo enterados tan solo de lo que de ellas pensaba Chicherin y lo que realmente ocurrió tendría igualmente que ser reconstruido en la mente del historiador.
Los historiadores británicos se negaron a dejarse arrastrar, no porque creyesen que la historia carezca de sentido sino porque creían a este implícito e vidente. La concepción liberal de la historia...
tracking img