Schoenberg

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2316 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Schoenberg ante la imagen pública - Sinfonía Virtual

http://www.sinfoniavirtual.com/revista/004/schoenberg_imagen_public...

SCHOENBERG ANTE LA IMAGEN PÚBLICA Daniel Alejandro Gómez Articulista
Volver a la Edición nº 4

(Nº 4, JULIO, 2007)

Ir a la edición actual

DIVULGACIÓN

La historia muchas veces pretende necesitar, quizá para su mejor legibilidad pero también para unainconveniente simplificación, hitos claros, drásticos capítulos divisorios, iconos emblemáticos e inamovibles de un rígido y claramente estipulado papel histórico, sea de un autor como de una obra. Así, el siglo XX musical e incluso la música de hoy día tienen como icono inamovible de la revolución, para muchos ruptura, a Arnold Schoenberg. Sin embargo, e invocando lo antedicho respecto al parvulariosimplificador de la historia, términos como revolución o tradición, como en cualquier otro autor o periodo musical, no pueden ser utilizados tajantemente en Schoenberg; sobre todo, más allá de la consecuencia receptiva de su música, esos blancos y negros no deberían ser utilizados tan alegremente en la intención teórica, en las bases estéticas de este autor y teórico vienés, y también en suexperiencia vital. Más allá, pues, del evidente hecho revolucionario, o tal vez rupturista, de su música, existe el hecho intencional, acaso menos conocido por la leyenda irrevocablemente rebelde de los manuales, de la querencia de Schoenberg por la tradición romántica germánica y su conciencia, aunque no llevada a una práctica estricta en su composición vanguardista más emblemática, de la continuidad de sunueva música en la tradición alemana. No como una música de fría marginalidad, estereotipo acaso certero relacionado con las vanguardias, sino, digamos, como una música de nuevo academicismo: como lo establecido y consagrado de la música culta del siglo XX; como el centro y dogma, siempre germánico, del gusto refinado del siglo XX. Sin duda que, en general, la recepción de Schoenberg es siempreno tradicional, con su muy factible acogimiento, lo dijimos, revolucionario o rupturista: se guste, pues, de su música, considerándolo un revolucionario; o bien, quizá menos amablemente, se escuche su música con una romántica reconvención, y señalando así a su obra como una desagradable ruptura de la buena música realizada hasta fines del siglo XIX. El último es un dictamen, pudiendo serconsiderado como de cerril añoranza o solamente, en cambio, como afín a una buena sensibilidad convencional, que parecen compartir muchas veces las programaciones usuales de conciertos y óperas, la concepción generalizada de la gente respecto a una

1 de 5

01/12/2011 23:10

Schoenberg ante la imagen pública - Sinfonía Virtual

http://www.sinfoniavirtual.com/revista/004/schoenberg_imagen_public...llamada música culta que, según la opinión más o menos extendida, llega como mucho a Mahler, y por fin en cierta aprensión por lo schoenberguiano y por la vanguardia que se puede rastrear en la difusión, cara a lo decimonónico y por ello mismo a los gustos del público, de los propios medios especializados de música. Sin embargo, pese a las reticencias del público e incluso de los medios, essabido que en general la música de las primeras décadas del siglo XX- como sucede con la nueva música schoenberguiana ante sus descendientes integrales, concretos, electroacústicos, etc- es vista ahora como algo un poco más establecido, sí; aunque se puede decir que la música de Schoenberg es más bien lo establecido… en la propia vanguardia: concepto en el que, claro está, se advierte un validomatiz. Como si el paso de los años, alentando ese barniz de venerable antigüedad que suele asociarse a todo lo culto, hubiera dado mayor respetabilidad a la madrugadora vanguardia schoenberguiana antes que a las vanguardias o nuevas propuestas de la segunda posguerra, aunque más bien sea por la desdeñosa fuerza de la inercia y el resignado respeto a las canas; pero así, con este respeto en la rancia...
tracking img